ARCHIVADO EN:

El barco de rescate de la organización no gubernamental Proactiva Open Arms está navegando en estos momentos con dirección a Barcelona, en cuyo puerto está previsto que arribe el próximo sábado, día 27. La razón es que, por decirlo de una manera, se ha quedado 'sin trabajo' en el sur de España después de que no se haya firmado el convenio con Salvamento Marítimo para participar en los dispositivos de rescate.

El fundador de la ONG, Òscar Camps, ha afeado este jueves al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que "dos meses después de anunciar una colaboración con Proactiva Open Arms no se ha puesto en marcha", ha afirmado en un apunte en Twitter.

"Nosotros salvamos vidas y tenemos un compromiso con todas aquellas que se pierden en silencio en el Mediterránero. Volvemos a nuestra base en Barcelona para poner en marcha una nueva misión", ha afirmado.

CAMBIO DE LOGÍSTICA

El barco atracó el pasado 2 de octubre en el puerto de Motril (Granada) para operar en la frontera sur. Sin embargo, según han informado a Europa Press fuentes de la organización, los responsables de Salvamento Marítimo "se comprometieron" hace dos meses a un convenio "que no acaba de ponerse en marcha" para que este buque de rescate formara parte de operativos.

Ello ha obligado a Open Arms a estar "en puerto mientras sigue habiendo muertos y ahogados", sin que su tripulación haya podido operar. En este contexto, y "ante la falta" de una fecha concreta para la firma del convenio, sobre el que ha habido contactos continuos, la ONG ha optado por volver a Barcelona.

Tras volver a Barcelona, la organización procederá a cambiar la logística a la que se había adecuado para "salidas cortas" como las de Alborán, y a preparar próximas operaciones.