El pasado mes de junio se dio a conocer que, tras la entrada en vigor de la Ley de la Dependencia, 28.563 barceloneses fallecieron a la espera de una resolución por parte del Programa de Atención Individual​, una cifra que representa un 27,8% del total en Cataluña. Ante esta situación, muchas son las cuidadoras que realizan esta función dentro del entorno familiar, que en ocasiones se ven desbordadas por las complicaciones que se encuentran en el día a día, especialmente cuando el enfermo tiene alteradas sus capacidades cognitivas debido a enfermedades como el alzhéimer.

En ellas se basa el trabajo que lleva a cabo la asociación Supercuidadoras. Nacida en Barcelona, desempeña su labor mediante una aplicación móvil que cuenta con diversas funcionalidades para mejorar la situación de aquellas cuidadoras familiares no profesionalizadas.

UN 'EMPEÑO PERSONAL'

Alex Aísa, fundador de Supercuidadoras, explica que los orígenes de esta asociación se remontan a siete años atrás, cuando conoció a una mujer octogenaria a la que estuvo cuidando. Fue entonces cuando descubrió "las complicaciones que tienen los cuidadores". Tras ello, y de manera conjunta con su socio, Aísa fue testigo de que "la realización de terapias cognitivas era una tortura para las cuidadoras", así como su alto nivel de sufrimiento ante "los enfermos de alzhéimer".

Pese a un primer intento fallido, en 2017 se llevó a cabo esta iniciativa con la finalidad de servir de ayuda a las cuidadoras no profesionales. "Es un colectivo invisibilizado, nuestro objetivo era visibilizar y ayudar a cuidadoras principalmente desde sus propias familias", asegura el fundador. De la misma manera, explica que este apoyo está centrado en el "proceso de cuidado de enfermos de alzhéimer y con demencia".

MEDIANTE UNA APP

El objetivo de Supercuidadoras es llevar a cabo su ayuda mediante medios informáticos, que se escenifica en la aplicación móvil de la que disponen y que se encuentra disponible tanto para dispositivos que operan con Android como con iOS.

Este aplicativo es una red social que trabaja en diferentes lineas. En primer lugar, pone en contacto a familias que quieran compartir el día a día de los cuidados a enfermos con la persona que los está llevando a cabo. Por otra parte, también permite que las cuidadoras que se encuentran en el núcleo familiar pueden establecer contacto con cuidadoras profesionales y enfermeras mediante un botón del pánico con el que pueden recibir apoyo emocional las 24 horas del día durante los 365 días del año.

Tal y como explica Aísa, la aplicación funciona como "una bitácora del nivel de cuidados que se están llevando a cabo", así como para "ayudar emocionalmente y a nivel profesional" a cuidadoras "cuando están al límite" mediante el asesoramiento profesional.

100 FAMILIAS

La app cuenta, actualmente, con unas 100 familias registradas que pueden hacer uso de sus funcionalidades. La previsión es un aumento de esta cifra, ya que actualmente el sistema se encuentra en fase beta.

A partir de los usuarios registrados, el fundador explica que Supercuidadoras "crea un mapa de riesgos en función de personas que necesitan ayuda y cual es la situación de esa cuidadora".

ESTRÉS PROLONGADO

Mediante el soporte de Supercuidadoras también se pretende evitar las secuelas físicas y esepcialmente psicológicas que puede conllevar esta actividad, debido a la demoledora situación de estrés prolongado que pueden experimentar las cuidadoras.

La asociación, además, colabora con diversas entidades públicas de salud para obtener información a través de ensayos clínicos que mejoren el día a día de las cuidadoras.