Enric Crous, candidato a la presidencia de la Cámara de Comercio de Barcelona, ha hecho un llamamiento independentista. En una entrevista concedida a Europa Press ha asegurado que todas las sociedades que aparecen en su lista electoral tienen sede social en Cataluña. Una estrategia que ya ha usado en interiores ocasiones y que le funciona bien con los más 'catalanistas'. 

Considera que es el único candidato que puede hacer esta afirmación, y aunque rechaza la etiqueta de independentista porque considera que le restará en los comicios, su candidatura se ha configurado en la patronal nacionalista Femcat. Además utiliza el argumento secesionista para ensalzar su propuesta de gestión.

CRÍTICO CON LAS EMPRESAS QUE SE MARCHARON DE CATALUÑA

Crous critica la fuga de empresas en Cataluña y considera que los “empresarios nunca deberían opinar de política”. Volviendo a su lista, asegura que no ha preguntado la afiliación política de las empresas que están en esta. El el exdirector general de Damm y Cacaolat confirma que solo le interesa que estén dispuestas a dedicarse a la institución.

Para centrar su propuesta para dirigir la Cámara de Comercio de Barcelona, intenta diferenciarse de la candidatura de la ANC y el Cercle Català de Negocis (CNN). El independentismo también se ha dividido en las elecciones empresariales de mayo entre los más radicales, los de la Assemblea, y los secesionistas más moderados.