El próximo mes de mayo se celebrarán unas elecciones en la Cambra de Comerç de Barcelona. Para ello el organismo ha comunicado hoy, en una rueda de prensa, que propulsará una campaña para incentivar el voto en el plebiscito.

El director general del organismo, Xavier Carbonell, ha explicado en una rueda de prensa que se prevé una participación masiva. "Todo hace pensar que la incentivación del voto será mucho más grande" por la competencia electoral, ha dicho. La semana que viene la Cámara de Barcelona habilitará en su página web una herramienta para que las empresas puedan consultar si forman parte del censo y en que categoría votar. También lanzarán una campaña para promocionar al máximo la cita electoral, que se realizará entre el 2 y 7 de mayo. 

En estas elecciones camerales podrán votar un total de 423.146 electores, personas, físicas o jurídicas, nacionales o extranjeras, que ejercen actividades comerciales, industriales, de servicios o navieras dentro de la provincia de Barcelona. Se abstendrán las empresas de Sabadell, Manresa y Terrassa, ya que estas cuentan con sus propias entidades camerales. 

La forma de votar será digital, tanto si es presencial en alguno de los puntos habilitados por las delegaciones de las cámaras de comercio o bien a través de un ordenador personal, opción que solo podrán utilizar aquellos que dispongan de un certificado digital. 

UN SISTEMA DE VOTACIÓN DIFERENTE

Carbonell ha explicado que la Cámara de Barcelona ha aprobado 185.000 euros para sufragar los costes de este proceso electoral. También ha querido recalcar que estos fondos se "incrementarán sustancialmente" para garantizar su buen funcionamiento. 

Durante la reunión con los periodistas, han tenido que explicar el sistema electoral, debido a su gran complejidad. Los electores votan a la mayor parte de miembros del pleno de la corporación, que a su vez escogerán a finales de junio al presidente de la cámara. De los 20 restantes 14 son designados por las empresas que mayor aportación económica hacen a la Cámara de Comercio de Barcelona, un mínimo de 75.000 euros al año por empresa, y los seis restantes se eligen a partir de una propuesta hecha por organizaciones empresariales.

Así pues, por el momento solo se conoce los asientos reservados a las empresas que mayor aportación económica hacen a la Cámara: Abertis, Banco de Sabadell, Banco Mediolanum, Caixabank, Criteria Caixa, Deloitte, Indra, Magma Disseny, Naturgy, Pricewaterhousecoopers, Promotora Kasde, RACC, Damm y Sociedad General de Aguas de Barcelona.

Una muestra de la complejidad de las elecciones es que si un elector ejerce su derecho al voto deberá elegir entre los diferentes candidatos de su sector empresarial, que vienen referenciados como sociedades, por lo que deberá recabar más información acerca de si dicha sociedad en concreto está asociada a la candidatura de Tusquets, de Masià o de Crous​, porque la Cámara no puede facilitarle de entrada esa información.

Otro elemento peculiar de estos comicios es que si una sociedad pertenece a tres epígrafes empresariales, es decir, si desarrolla actividades en tres subsectores empresariales diferentes, podrá votar tres veces, una por cada epígrafe en el que esté encuadrada.

ASUMIR TODO TIPO DE RESPONSABILIDADES 

Otro de los puntos que la dirección de la Cámara de Comercio de Barcelona ha querido recalcar en la rueda de prensa, ha sido que asumirán la responsabilidad de cualquier fallo que pueda haber en el proceso electoral. Carbonell se ha mostrado confiado en cuanto a la robustez del sistema, aunque ha asegurado que si se producen errores la Cambra asumirá la plena responsabilidad: "Aunque no seamos los responsables directos en este proceso, no escatimaremos en medios ni recursos para que todo salga bien", ha afirmado el director general de la institución. La responsabilidad, de normal, caería sobre la Generalitat, que es quien convoca estas elecciones.

Según adelanta Crónica Global, las palabras de Carbonell llegan tras una fuerte crisis en la empresa que ha diseñado el software del voto digital. Scytill, ha tenido que dar explicaciones en Suiza después de que unos hackers sacaran a la luz un grave error en el sistema ideado por la compañía. A sabiendas de este grave error, la Cámara de Comercio confía 'a pies juntillas' en los procesos de control que se aplicarán durante el proceso de votación y antes y después de este.