David Companyon, vicepresidente de Ètic Habitat y exdiputado de los comunes
David Companyon, vicepresidente de Ètic Habitat y exdiputado de los comunes

David Companyon

Guardar
Joaquim Roglan critica a Colau
Doctor en Periodismo y profesor universitario retirado

Rojo casi arrepentido y saltarín ideológico, David Companyon es el preclaro ejemplo de la ética que se practica en el cortijo de Ada Colau. Vicepresidente de una cooperativa llamada Etic Habitat, que de ética tiene nada y de hábitat poca cosa, ha cobrado casi un millón de euros de contratos públicos a dedo de alcaldesa. Companyon es de aquellos sujetos sin escrúpulos ideológicos. Ex dirigente i ex diputado de la comunada, se dedica a la mediación vecinal, palabra de moda que sirve para dar de comer a mucho desaprensivo de la nueva casta de Ada Babá. En el negocio de Companyon también trabajan sus hermanos, cosa que puede considerarse empresa familiar o caso de nepotismo que tanto critican a todos los partidos, excepto el suyo.

Hay en la tarjeta de presentación de su chiringuito de puerta giratoria mucha palabrería que no dice nada. Surgido del grupúsculo Partido Obrero Revolucionario, dejó de ser obrero cuando trabajó para la empresa pública Adigsa y para el Institut Català del Sòl. Militó en ICV, fue parlamentario de poca faena, lo relegaron hasta los suyos, coqueteó con los cupijos, se declaró independentista y paseaba por actos políticos a ver si le caía algún cargo. Comprobada su volubilidad y su desapego al trabajo, lo único destacable fue un premio de otro chiringuito comunero por presentar una ley contra la discriminación sexual.

La palabrería de su negocio, perteneciente al entramado colauita, vende cortinas de humo altruistas y benéficas que pueden encubrir realidades oscuras. Y también sirven para oprimir y explotar a quienes trabajan para ellos, ellas o elles.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.