ARCHIVADO EN:

El Barça ha vuelto. Dos años después de ganar la segunda Liga de la era Valverde, el equipo azulgrana agranda su currículo en la Copa del Rey (31 títulos) tras superar al Athletic (4-0) con mucha suficiencia. El título aliviará las penas de un club que vivió un 2020 muy convulso y que el pasado 7 de marzo se entregó a Joan Laporta como terapia de choque para frenar una de las peores crisis de su historia. El otro ganador es Ronald Koeman, a quien nadie discutía su valentía pero sí su acierto en las grandes citas.

En 2009. En 2012. En 2015. Y en 2021. Las últimas finales entre el Barça y el Athletic han sido un calvario para el equipo bilbaíno. En Sevilla, hasta ahora una ciudad maldita para los azulgranas, el equipo de Koeman rubricó una segunda parte maravillosa y ganó una Copa del Rey que será mucho más valorada que las logradas en un pasado no muy lejano.

GRIEZMANN, DE JONG Y MESSI

Koeman mantuvo el 3-5-2 de Madrid, con Piqué y Griezmann en el equipo titular en detrimento de Araujo y Dembélé. En la primera parte, el Barça monopolizó el balón y pudo marcar muy pronto en un remate de De Jong que repelió el poste. El Athletic, más preocupado de tapar espacios que de atacar, apenas inquietó a Ter Stegen, con Muniain muy preocupado por tapar las internadas de Dest y Williams totalmente aislado.

El segundo actó comenzó como el primero, pero el Barça intensificó su acoso ante un Athletic que empezaba a resquebrajarse. La insistencia azulgrana tuvo premio a los 60 minutos tras una jugada de tiralíneas que inició Messi, continuó De Jong y culminó Griezmann. Solo tres minutos después, y con el equipo de Marcelino tocado, llegó la sentencia con el segundo gol barcelonista. De Jong, inmenso en la final, cabeceó un centro de Alba desde la banda izquierda. Messi, en el 68 y en el 72, rubricó la fiesta del Barça ante un rival entregado.

Los jugadores del FC Barcelona, Leo Messi, Jordi Alba y  Sergiño Dest celebran el cuarto gol del equipo barcelonista durante la Copa del Rey  / EFE - Julio Muñoz.
Leo Messi, Jordi Alba y  Sergiño Dest celebran el cuarto gol del equipo barcelonista durante la Copa del Rey / EFE-Julio Muñoz.

EL REY Y PEDRO SÁNCHEZ

El Barça, por fin, se dio una alegría ante el Rey Felipe VI y Pedro Sánchez. La Copa del Rey es su torneo fetiche y ahora tiene licencia para soñar con una Liga que hace dos meses parecía una misión imposible y que ahora no parece tan lejana. Con permiso, eso sí, del Atlético y el Real Madrid.

Terminado el partido, Joan Laporta saboreó el triunfo con sus compañeros y con los futbolistas. "Teníamos muchas ganas de volver a ganar", comentó el presidente del Barça ante las cámaras de Telecinco. El máximo dirigente, no obstante, no quiso dar pistas sobre el futuro de Leo Messi, que termina contrato con el club azulgrana el próximo 30 de junio. "Leo está muy arraigado al Barça y estoy convencido de que quiere quedarse. Haremos todo lo posible para que así sea", comentó Laporta.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.