ARCHIVADO EN:

La exclusión social es una problemática muy presente en Barcelona. Personas con discapacidad, inmigrantes y minorías raciales, personas con pocos o ningún recurso económico y otros colectivos, como ex convictos y drogodependientes son algunos de los colectivos que forman parte de esta realidad. Pese a ello, hay asociaciones y fundaciones que colaboran en la inclusión de éstos.

Desde la Fundación Setba, instalada en la plaza Reial del Gòtic, se intenta aproximar el arte a estos grupos, apostando por la cultura como un elemento de cohesión social. Es por ello que colaboran con múltiples entidades para llevar a cabo esta finalidad teniendo, como base, la expresión artística.

SETBA ZONA D'ART

La Fundación parte como un proyecto de espacio de arte polivalente creado en 2007 bajo el nombre Setba Zona d'Art. Dos años después, en el mes de diciembre, se constituyó esta entidad privada sin ánimo de lucro.

Prácticamente 10 años después, continúa impulsando proyectos fundamentados en la capacidad integradora del arte y su valor como herramienta social.

AFINCADA EN EL GÒTIC

El lugar de partida de esta institución es el barrio Gòtic. Afincada en la plaza Reial, varios de sus proyectos se han desarrollado por la zona. "Hacemos barrio", asegura Rosor Foret, portavoz de la Fundación Setba.

Y es que su localización no podría ser más adecuada para una dedicación artística, encontrándose a tan solo unos metros de las escuelas Elisava y Massana, dos de los centros formativos de arte y diseño de mayor prestigio de la capital catalana.

PROYECTOS

Respecto a los proyectos impulsados por Setba, Foret asegura que la periodicidad con la que se llevan a cabo es variable, pero que anteriormente ésta era de "dos o tres meses". Un motivo por el que se da esta situación es que la Fundación realiza proyectos fuera, en colaboración con otras entidades, como por ejemplo el reciente "concurso de pintura para personas con discapacidad intelectual".

Tal y como explica la portavoz, desde 2017 la institución "se centra tan solo en proyectos sociales". El año pasado, en total, se llegaron a impulsar hasta 11 actividades diferentes, como resultado de la suma de proyectos, exposiciones y otras iniciativas.

Foret afirma que el crecimiento de la Fundación Setba pasa por "replicar proyectos ya realizados en otros espacios y ver su resultado en los colectivos". Buen ejemplo de ello es una iniciativa que se llevó a cabo en un centro penitenciario de jóvenes y que este año se quiere repetir en prisiones con internos mayores de edad.

RECONOCIMIENTO INSTITUCIONAL

La labor social que esta entidad privada lleva a cabo cuenta con el reconocimiento de las instituciones. "En proyectos de barrio se pide ayuda a los distritos o al Ayuntamiento", asegura su portavoz.

Con toda seguridad, el apoyo institucional no estará de más en un año en el que la Fundación busca "consolidar seis proyectos en marcha y crear alguno nuevo".