Contribuir a la formación de niños y jóvenes para ayudarles a encontrar respuestas a las necesidades que encuentran en su día a día es uno de los principales objetivos del Centre d’Esplai La Gresca, una asociación implicada en la lucha contra la exclusión social.

El proyecto, que cuenta con la colaboración de la Fundación La Caixa, implica a niños y jóvenes en actividades durante su tiempo libre en las que intenta ofrecerles valores democráticos, de solidaridad y de compromiso con el entorno. En el proyecto también trabaja para la integración de los inmigrantes y de las personas que por cualquier circunstancia se ven obligadas a vivir en soledad.

El proyecto, denominado El Camí comença a casa, se dirige preferentemente a familias con niños o jóvenes que sufren la amenaza de situaciones de riesgo, de vulnerabilidad y de exclusión social. Se les ofrece información, asesoramiento, formación, recursos y actividades para poder detectar lo antes posible las dificultades con las que se pueden encontrar.

La asociación trabaja con la familia como centro de su actividad, con sus complejidades y diversidades, buscando la integración de todos sus miembros, definiendo los problemas y las dificultades y ofreciendo las soluciones para facilitar las relaciones con el entorno social y familiar. Situaciones provocadas por la sobrecarga de trabajo sobre las mujeres, la presión social, las problemas emocionales o la ausencia de vínculos familiares, que conllevan dificultades añadidas en el caso de que haya niños o adolescentes en la unidad familiar.

Para encontrar un camino adecuado, la asociación poner en marcha acciones formativas y organiza actividades que potencien las vivencias positivas de las familias, de manera que pasen a formar parte de las vida diaria de las personas y contribuya al cambio y a la mejora de su vida y sus relaciones.

Además, la interacción con las familias y los niños y jóvenes permite a los miembros del equipo profesional y a los voluntarios que trabajan en La Gresca, detectar y prevenir situaciones de riesgo social y canalizar sus esfuerzos para reconducir dichas situaciones, que de lo contrario puede acabar en situaciones problemáticas. Por ello, el proyecto El Cami comença a casa está destinado a reconducir aquellas situaciones en las que pueden verse inmersos determinados colectivos que, ya de por sí, se encuentran en situaciones de riesgo de exclusión social. Evitar que las personas que atraviesen por ese tipo de situaciones se vean abocadas a la marginalidad es una prioridad para los responsables del proyecto.