No resulta fácil ponerse en el lugar de personas con alguna discapacidad intelectual para entender su mundo y poder ayudarles a disfrutar de sus momentos de tiempo libre con la mayor plenitud posible. Por eso, con el proyecto Mefi-Bosset, que la fundación privada Goel ha puesto en marcha, busca empatizar con personas que sufren discapacidades intelectuales y ofrece apoyo a sus familias.

El proyecto que desarrolla la fundación, que cuenta con el apoyo de la Fundación La Caixa, lo llevan a cabo grupos de voluntarios comprometidos con la ayuda a las personas con necesidades específicas y que trabajan con los usuarios en ámbitos tan diversos como la atención social y educativa, el disfrute del ocio, la inserción y promoción laboral. Los voluntarios reciben la formación necesaria para llevar a cabo su labor, una formación continuada que les permite afrontar con garantías los retos que se les pueden presentar durante su voluntariado.

Además de los encuentros que se realizan con los grupos de personas con discapacidad intelectual, la fundación Goel lleva a cabo servicios de respiro para las familias, con salidas de fines de semana, encuentros de las familias para facilitar el intercambio de experiencias y facilitar las relaciones entre las familias, el descanso y el ocio, y ofrece atención social a las familias para ayudarles tanto en la búsqueda de recursos como ayudas para realizar los trámites para el acceso a las ayudas y servicios que ofrecen las administraciones públicas.

Además, la fundación lleva a cabo otros proyectos, como el dedicado a la promoción y la práctica del deporte, otro que trabaja con las familias afectadas por la pobreza energética u otros que lleva a cabo en ámbitos de la infancia, la juventud, las personas con discapacidad, las mujeres, las personas mayores y las familias.