Iniciar un nuevo camino para poner fin a la discriminación a la que se enfrentan en múltiples ocasiones las personas que padecen alguna discriminación intelectual. Y hacerlo desde una nueva perspectiva, implementando soluciones novedosas para una problemática a la que las propuestas tradicionales no han logrado dar una respuesta definitiva.

Con varios años de experiencia de trabajo en el campo del ocio y el tiempo libre dirigido a personas con discapacidad intelectual, el Grup Caliu ha puesto en marcha un nuevo proyecto, basado en el modelo ateneístico, para abrir las puertas a nuevas vías de inclusión social. El proyecto, que cuenta con el apoyo de la Fundación La Caixa, propone una sociedad en la que las personas con discapacidad intelectual puedan desarrollarse con plena autonomía y capacidad para decidir sobre sus proyectos de vida.

“El proyecto responde a la necesidad de transformación de los servicios y recursos destinados a este colectivo, dentro del ámbito del ocio y la discapacidad intelectual”, explica Laura González, directora del Grup Caliu. Hasta ahora “acostumbran a ser espacios que tienden al hermetismo, solo accesibles a profesionales, voluntarios y voluntarias y personas usuarias del mismo. El modelo ateneístico contribuye a dignificar este tipo de servicios, poniendo el foco en el tipo de actividad realizada y no tanto en los destinatarios y destinatarias de la misma”.

INCLUSIÓN SOCIAL

La iniciativa puesta en marcha por el Grup Caliu propone “nuevas vías de inclusión social, a partir de la creación de espacios de convivencia entre personas usuarias del centro y la ciudadanía en general”, explica Laura.

Las actividades musicales están incluidas en el proyecto / Grup Caliu
Las actividades musicales están incluidas en el proyecto / Grup Caliu

El proyecto busca, también, la puesta en marcha de actividades de ocio hasta ahora poco habituales, que favorezcan la inclusión de las personas con discapacidad intelectual y cambien la mirada de la sociedad hacia este colectivo. Entre las actividades que se proponen están las de tipo cultural, como presentaciones de libros, actuaciones musicales o conferencias, dirigidas tanto a los usuarios del proyecto como a la población en general. El proyecto incluye también participar de forma activa en aquellas actividades que reivindiquen los derechos de las personas con discapacidad intelectual organizadas tanto por organismos públicos como privados. La finalidad de todo esto es cambiar “la mirada estereotipada hacia una más real y libre de prejuicios hacia este colectivo, como el infantilismo, el estigma social o la exclusión”, argumenta Laura.

El modelo de funcionamiento que ha adoptado el Grup Caliu es el ateneístico, que en opinión de su directora “favorece la concienciación social por la defensa de los derechos humanos, en la medida que permite el conocimiento de este colectivo a partir de una experiencia concreta de ocio inclusivo”.

El proyecto del Grup Caliu se dirige a personas, de entre 18 y 55 años, con discapacidad intelectual y con necesidades de apoyo intermitente; a sus familiares, para los cuales se organizan actividades específicamente diseñadas; a los acompañantes, entre los que se incluyen los monitores y voluntarios de la propia asociación; y a los profesionales y a la sociedad civil.