La presentación de un libro sobre Tabarnia ha convocado este martes, en Barcelona, a la otra Catalunya, la que no quiere separarse de España. Casi tres centenares de personas han aplaudido a Jaume Vives, el chico que un día de caceroladas independentistas salió al balcón para poner canciones de Manolo Escobar y que ha escrito 'Tabarnia, la pesadilla de los indepes' (Libros Libres), “un libro de batalla y de resistencia patriótica”, según el autor.

Portavoz de la jocosa iniciativa para crear la comunidad autónoma de Tabarnia, Vives ha estado arropado por sus colegas tabarneses Álex Rosal (editor y presentador), Joan López Alegre (el 'catalán tranquilo') y Tomás Guasch, 'ministro' de Deportes de Tabarnia. Han hablado los cuatro con diferente tono, aunque con idéntico mensaje: ser tabarnés es la mejor manera de luchar contra la marea independentista.

Del discurso de Vives, lo más destacado ha sido la revelación de que se encontró en el AVE con el juez Pablo Llarena, que lleva casi todos los casos contra los políticos independentistas -incluido el del ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont- y del que ha confesado que es “una persona normal, simpática y con sentido del humor”.

“Me acerqué a él para decirle 'gracias por lo que haces, sigue así, no desfallezcas”, ha contado Vives. “Nos pasamos una hora hablando en la cafetería. Es injusto que los independentistas lo traten como lo tratan y le consideren un demonio, o que le hayan pintado su casa. Para mí es un superhéroe sin capa".

El libro pretende ser una especie de 'hoja de ruta' del movimiento de Tabarnia, que Vives ha defendido que tiene la misión de “reconstruir la sociedad catalana”, dejando claro que “los culpables son los políticos y los medios independentistas, y no la ciudadanía, a la que han engañado con falsas promesas de felicidad”.

La presentación del libro ha reunido a muchos tabarneses / MIKI
La presentación del libro ha reunido a muchos tabarneses / MIKI

Por eso, y a pesar de considerarse tabarnés, Vives ha reclamado un esfuerzo de todos para que no haya enfrentamientos entre los ciudadanos y respetar lo que opina -y lo que luce -cada uno. No obstante, ha animado a salir de noche “a quitar la mierda que los independentistas cuelgan” en las calles, a fin de que estos se den cuenta de que en sus pueblos y ciudades hay personas que se oponen a su opción política.

Vives, que ha estado ocurrente al dedicar el libro, en otros, a Puigdemont “por marcharse de Catalunya y dejarnos en paz”, ha reivindicado su “catalanidad” y ha arremetido contra figuras como el diputado de ERC Gabriel Rufián por “repartir carnets de catalanidad” cuando él mismo “apenas sabe hablar catalán”. Y lo ha dicho Vives, como todo su discurso de presentación, en un perfecto catalán.

Jaume Vives, durante su alocución / MIKI
Jaume Vives, durante su alocución presentando su libro / MIKI

MENTIRAS Y PINTADAS

Tanto Vives como los demás ponentes en el acto han cargado contra TV3, a quien el promotor de Tabarnia ha definido como "una máquina de gastar dinero y de generar odio, mentiras y desprecio". Por contra, ha tenido palabras de agradecimiento a los portales Dolça Catalunya y e-Notícies, “de los pocos que se atreven a enfrentarse a las mentiras oficialistas”.

En este sentido, el editor del libro, Álex Rosal, ha asegurado que la política nacionalista “ha envenenado la sociedad”, y ha equiparado las pintadas en las casas de algunos defensores de Tabarnia -como le había sucedido esta misma mañana a Tomás Guasch- con las estrellas de David amarillas que los nazis pintaban en las puertas de los judíos.

Por su parte, el historiador Joan López Alegre ha llamado a no “flaquear” ante las presiones de los independentistas: “Cuando ellos hablan de libertad, dicen tiranía; cuando hablan de negociación, dicen claudicación, la nuestra". Y ha resumido, en sintonía con Vives, que “para nosotros, decir Llarena es decir Tabarnia”.

Guasch y López, fotografiándose con admiradoras / MIKI
Guasch y López Alegre, fotografiándose con admiradoras / MIKI

El libro, que se vende a 20 euros, estará presente en el próximo Sant Jordi, en puestos montados por la que López Alegre ha llamado Asamblea Nacional Tabarnesa (en clara alusión a la independentista Asamblea Nacional Catalana) y en los de Solidaritat Catalana.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.