ARCHIVADO EN:

Tras la marcha de Lluís Pasqual, que dimitió el pasado mes de septiembre tras ser calumniado, el Teatre Lliure ha tenido que escoger un nuevo director. Aunque el puesto parecía que tenía que ser adjudicado a una mujer, Juan Carlos Martel Bayod ha sido el elegido por el Patronato del Lliure. La comisión de valoración escogió dos candidaturas finalistas de las 11 que se presentaron al puesto y tras una larga deliberación la junta de gobierno decidió que Martel fuera el escogido. Con esta elección, la institución pretende cerrar la crisis que acarrea desde la dimisión de Pasqual. 

El nuevo director del Teatre Lliure comenzó trabajando con Carme Portaceli y se le considera el hijo escénico de Lluís Pasqual, del que fue ayudante de dirección durante años. Él mismo ha dirigido obras de renombre como Sis Personatges-Homenatge a Tomàs Giner, L'Inframon, Joc de mirallsL'espera o Una Ilíada, su último éxito protagonizado por Eduard Farelo en la Biblioteca de Catalunya.

Nacido en Barcelona en 1976, Martel Bayod estudió Economía en Esade y en la Universitat de Barcelona y posteriormente se tituló en Arte Dramático en el Institut del Teatre, actualmente cursa el Postgrado en Diseño de Proyectos Culturales de la UB. Parte de su formación teatral fue fuera de España, se formó también en la Scuola Euopea per l'Arte dell'Attore de Pisa, en el Rose Bruford Collegge de Londres cursó una beca Erasmus y además ha sido alumno del Lincoln Center Theater Directors Lab de Nueva York. 

La comisión del Teatre Lliure considera que el proyecto de Martel es "el más completo y adecuado", el nuevo director propone medidas internas que pueden ayudar a mejorar la calidad de la institución: "medidas de organización interna y remodelación del funcionamiento". Por lo que representa la línea artística, destacan una voluntad incansable: "una voluntad integradora y de apertura, y en diversas líneas, con la incorporación de nuevas generaciones de creadores".