Una marcha reivindicará el próximo 20 de enero la unión del tranvía por la Diagonal. Convocada por la Federació d'Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona (FAVB) y la Promoció del Transport Públic (PTP), entre otras entidades, la manifestación exigirá poner fin al "bloqueo político" para conectar el Trambesòs y el Trambaix.

La protesta se iniciará a las 11.00 horas en Glòries y en Francesc Macià, dos zonas con paradas de tranvía y que son las que la obra plantea conectar, y confluirá en la plaza de Mossèn Jacint Verdaguer una hora más tarde, explica la vocal de la FAVB, Susana Pascual, para quien la unión del tranvía por la Diagonal supondría una importante modificación para bien de la movilidad en la ciudad "y una reducción de los niveles de contaminación", dice.

Cartel de la marcha para unir el tranvía por la Diagonal

Las entidades que apoyan la marcha, entre las que también se encuentran UGT, CCOO y el Bicicleta Club de Catalunya (BACC), han creado la plataforma Units pel Tramvia. En un manifiesto exponen que la unión del tranvía permetiría unir nueve municipios del área metropolitana de Barcelona, los principales campus universitaros y las zonas de investigación y convertir el paso de la Diagonal por el Eixample en una zona más paciicada, "no una autopista", como ahora.

El colectivo también opina que el tranvía funcionaría mejor que los autobuses como transporte público por la Diagonal. "Cada tranvía puede sustituir a tres o cuatro buses. Tiene más capacidad y rapidez", reza el manifiesto. Según las entidades, el tranvía es el medio de transporte más ecológico, accesible y barato. Pascual opina que hay "mucho miedo a modificar el tramo central de la Diagonal" entre Glòries y Francesc Macià.

A finales de noviembre, Metrópoli Abierta publicó que el tranvía por la Diagonal seguía en vía muerta y que los técnicos y representantes de los distintos políticos no se ponen de acuerdo si este proyecto es el que más necesita Barcelona para mejorar el transporte público y reducir el uso del vehículo privado.