La guerra del taxi puede salir cara a las administraciones. Así lo han considerado los taxistas barceloneses, que están a la espera del veredicto de la Generalitat sobre su petición de incluir en un futuro decreto que las VTC (Uber y Cabify) sólo puedan trabajar bajo reserva con una antelación mínima de 12 horas o un día.

“Tenemos confianza en la Generalitat y creemos que pondrá coherencia”, ha comentado el portavoz de Élite Taxi, Tito Álvarez, en el marco de una rueda de prensa, este martes, después de que Unauto VTC hiciera lo propio

Según ellos, lo primero que hay que hacer es “definir qué es un VTC”. “Sus servicios siempre se han solicitado con antelación… mínimo, un día antes”, ha recordado el abogado que representa al sector del taxi, Elpidio José Silva. “Esa parte del servicio es esencial”, ha añadido. 

DEMANDA POR COMPETENCIA DESLEAL

En este sentido, según han desvelado, tienen preparada una demanda civil por competencia desleal, que se presentará esta semana, una querella criminal con la que “destapar la trama” y, luego, presentarán también “daños patrimoniales”.

Según calculan, la indemnización ascendería a unos 50.000 euros por taxista. “Basta ya, está en juego la forma de vivir de 70.000 familias”, ha golpeado Silva sobre la mesa. "Si alguien piensa que el taxi va a desaparecer, está equivocado", ha querido dejar claro. 

INDEMNIZACIONES MILLONARIAS

Si estas demandas fueran aceptadas por los tribunales, Álvarez y Elpidio José Silva han asegurado que la administración española se enfrentaría al pago de indemnizaciones millonarias, que podrían llegar a un cómputo total de más de 25.000 millones de euros.

Además de estas iniciativas, los servicios jurídicos de las asociaciones de taxistas están estudiando también recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) la suspensión del acuerdo del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para exigir una licencia extra a los operadores de VTC.

Los taxistas preparan una demanda con su abogado Elpidio Silva (izq.) / P.B.
Los taxistas preparan una demanda con su abogado Elpidio Silva (izq.) / P.B.

Asimismo, estudian medidas contra la ACCO, la Autoridad Catalana de la Competencia, que consideró discriminatorio imponer a los vehículos de alquiler con conductor la obligación de precontratar los servicios con antelación.

"LA BARRA LIBRE HA TERMINADO"

Según ellos, ahora con más motivo que nunca, “la barra libre ha terminado”. “Para que un vehículo haga de transporte urbano debe tener una licencia de taxi”, ha especificado. Pero, según ellos, aplicaciones como Uber y Cabify están operando sin la licencia correspondiente. “No vale el pirateo, perjudica al taxista y al usuario”, ha reiterado el jurista.

“El taxi lo único que ha hecho es ponerse de pie y defender sus derechos”, han resaltado entre aplausos. Tampoco ha faltado autocrítica. “Es evidente que el taxi se tiene que modernizar”, han confesado, insistiendo en que ellos “sí que cumplen con las tarifas”.

UN TAXISTA INDIGNADO

Y, de repente, en el marco de la rueda de prensa ha saltado un taxista. “Mi facturación ha caído un 30 % ya, y si esto va a alargarse más de un año, el taxi desaparecerá”, ha rebatido mientras dejaba su licencia sobre la mesa. Y es que muchos de los taxistas han vivido la irrupción de las VTC como un auténtico drama. Por eso esperan que la situación se normalice lo antes posible. “Hay que hacer cumplir la ley”, han zanjado los ponentes esperanzados con la futura decisión.