ARCHIVADO EN:

La retirada de una moto por parte de una grúa municipal se ha disparado este 2020 más de un 27%. Ahora, cuando los servicios de Barcelona de Serveis Municipals (B:SM) se lleven un vehículo de dos ruedas de la vía pública, el propietario deberá pagar 77 euros para recuperarlo del depósito. El importe supone un incremento de 16,44 euros respecto al año pasado. En 2019 costaba 60,56 euros.

Los nuevos precios se encuentran publicados en la web de B:SM de la grúa municipal. Como ya explicó el día 29 de diciembre, la retirada de un coche se ha incrementado un 17% y ha pasado de 147,69 a 173 euros. Otros precios son 212 euros por llevarse un camión y 51 por sacar una bicicleta de la calle.

SERVICIO DEFICITARIO

B:SM justifica la subida alegando que de esta manera se cubrirá el 95% del coste de servicio de la grúa. "Sin esta revisión, la tasa solo cubriría un 76,96% del coste de la retirada del vehículo, repercutiendo en el resto de ciudadanos una parte del coste de la indisciplina de un conductor". Dicho de otra manera, la grúa municipal es deficitaria.

B:SM también cobra por la estancia de los vehículos en los depósitos. En el caso de un coche, el coste diario es de 25 euros; el de la moto, nueve euros; el de camiones, 49 euros, y el de bicicletas, cinco. Por horas, el precio de tener el coche en los garajes de B:SM es de 2,50 euros; los camiones, 4,90; las motos, 0,90 euros, y las bicicletas, 0,50.

Los últimos años, los vehículos retirados de las calles se han situado por encima de los 100.000. En 2014 acabaron en los depósitos municipales 110.492; en 2015, 107.997; en 2016, 106.262; en 2017, 104.426; y en 2018, 108.779. La media de los vehículos que se retiran de media cada día son 298. De los datos facilitados por B:SM, solo algo más del 9% de los coches sacados de la vía pública se produce tras una queja de algún vecino.

AFÁN RECUADATORIO

En 2018, la grúa municipal ingresó 16.051.639 millones de euros, lo que se traduce en casi 44.000 euros al día. La facturación no varia en exceso de un año a otro. En 2015, la grúa requisó vehículos por valor de 15.879.567 millones; en 2016, por valor de 15.896.673, y en 2017, por valor de 15.939.885, según los datos que figuran en las cuentas generales del Ayuntamiento.  

El pasado mes de marzo, un 61,2% de los ciudadanos opinó que la retirada de vehículos por parte de la grúa municipal tiene un afán recaudatorio, según el sondeo del barómetro que el Centre de Estudis Sociològics elaboró a petición de Metrópoli Abierta. Los habitantes de Barcelona que atribuyen una finalidad recaudatoria a las grúas municipales triplican a quienes opinan los contrario.