Los taxistas han esperado (cruzando los dedos) la decisión de la Generalitat sobre las condiciones que debía imponer a las licencias de vehículo con alquiler (VTC) en referencia a la precontratación. El veredicto no les ha gustado y han decidido liarla: han empezado por cortar el Aeropuerto de Barcelona (T1 y T2) como modo de protesta, tal como ha podido saber Metrópoli Abierta. Su siguiente paso será la ocupación de la Gran Via, tras decidir que harán una "huelga activa".

"Que nadie trabaje, estamos en huelga indefinida y ahora vamos a decidir en asamblea hacia dónde vamos", ha alentado el portavoz de Élite Taxi, Tito Álvarez, a sus compañeros taxistas. "Nos sentimos altamente traicionados. Ha empezado la guerra", ha declarado.

SOLO 15 MINUTOS DE ANTELACIÓN

El decreto que ha propuesto la Generalitat este viernes establecerá un tiempo de solo "15 minutos entre la contratación y la prestación del servicio" a las VTC que utilizan Uber y Cabify, mientras que los taxistas exigían un mínimo de seis horas de antelación e incluso un día antes.

"Nos dicen que han hecho estudios jurídicos y que no pueden hacer un brindis al sol", ha declarado Álvarez, que ha indicado que, según la propuesta de la Generalitat, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) podría aumentar el tiempo de precontratación, si bien éste debe ser proporcional y sólo se trataría de algunos minutos adicionales.

"Es insuficiente. Teníamos una línea roja de seis horas que no se ha cumplido", ha afirmado, y ha advertido de que el partido aún no está perdido porque el Decreto Ley que el Govern está elaborando para regular la actividad de plataformas como Uber y Cabify aún no se ha publicado: "Ahora es cuando vamos a la auténtica guerra".

NO PODRÁN CAPTAR CLIENTES

Asimismo, la propuesta determina que los vehículos VTC “no podrán, en ningún caso, circular por las vías públicas en busca de clientes ni propiciar la captación de viajeros que no hayan contratado previamente el servicio, y tienen que quedarse estacionados”.

Sobre la captación de clientes, se incluye un nuevo punto importante. Uber y Cabify no podrán mostrar en sus aplicaciones a los usuarios la ubicación de los coches a su alrededor, puesto que eso se consideraría captación de clientes. "La geolocalización que permite a los clientes ubicar a los vehículos disponibles con carácter previo a la contratación se considerará captación de viajeros y por tanto prohibida de acuerdo con lo previsto en esta disposición adicional", se explica.

CONCENTRACIÓN DE TAXISTAS

Unos 200 taxistas se han concentrado este viernes por la mañana frente a la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, donde se ha celebrado una reunión entre la administración y asociaciones de taxistas.

Tras conocer las medidas del Govern, los trabajadores del taxi han iniciado una marcha lenta hacia el Aeropuerto de Barcelona donde planean reunirse en la T2 para confirmar el plan de lucha, que ya han iniciado con el anuncio de una huelga indefinida. Según el Servei Català de Trànsit (SCT), al mediodía de este viernes, se registran afectaciones y colas de hasta cinco kilómetros en la C-31 en dirección a Castelldefels como consecuencia de las protestas.

Los taxistas, por su parte, han anunciado más tarde la activación de 500 taxis de servicios sociales gratuitos para hospitales y personas de movilidad reducida, y esperan duplicar la cifra este sábado. 

UNAUTO VE 'EL FIN DEL SECTOR' EN LA DECISIÓN DEL GOVERN

La patronal del negocio de vehículos de transporte con conductor (VTC), Unauto, también se ha posicionado contra las medidas de la Generalitat. La patronal ha anunciado este viernes que recurrirá la decisión del Govern de obligar a contratar con una antelación mínima de 15 minutos los servicios de Uber o Cabify. La asociación cree que esta regulación "no sería justa, ya que significaría el fin del sector".

Unauto recuerda en un comunicado que "en ningún otro país europeo existe un marco legal que contemple algo semejante" y advierte a la Generalitat que se enfrentaría a indemnizaciones de más de 1.000 millones de euros si aprobara definitivamente esta medida.

"Si esto se lleva a cabo, que no quepa duda de que recurriremos y lo llevaremos hasta el Tribunal Constitucional", asegura Unauto, que garantiza a los más de 3.000 trabajadores del sector de los VTC en Catalunya que no se quedará "de brazos cruzados".