Las administraciones públicas están desatendiendo las infraestructuras de movilidad en el área metropolitana de Barcelona, según ha denunciado este martes el presidente de la Cambra de Barcelona, Miquel Valls. Esto “provoca tensiones en el territorio y debilita la economía”, ha explicado.

De los 28 proyectos clave en infraestructuras de movilidad que la Cambra de Barcelona estipuló en 2006, en 2018 sólo se han construido 5. Valls ha señalado a todas las administraciones públicas y ha denunciado que la “falta de coordinación” entre los diferentes entes perjudica claramente al desarrollo de las conexiones. “Cada uno va a la suya, no hay ninguna coordinación”, ha insistido.

También ha recordado que en este periodo han pasado diferentes gobiernos tanto por España como por Catalunya y ninguno se ha implicado con las infraestructuras, ni antes ni después del Procés.

RENFE A LA BAJA

Uno de los servicios más criticados ha sido el de cercanías de Renfe, que ha perdido en el periodo entre 2006 y 2017 un 7,2% de pasajeros, mientras que el resto de opciones -metro, autobús y FGC- ha crecido entre un 8 y un 10%. Desde la Cambra relacionan esta caída con la falta de inversiones. De hecho, de las 6 propuestas de la Cambra de Barcelona en 2006, no se ha realizado ninguna a día de hoy.

Tampoco se ha construido ninguna de las infraestructuras que dependen del Ministerio de Fomento, entre las que destaca la autovía orbital B-40, que uniría Granollers con Terrassa, la más costosa de todas las proyectadas con un coste de 1.150 millones de euros, y de la que a día de hoy todavía se está redactando el proyecto.

CONGESTIONES

“Hoy reivindicamos que no sirve de nada planificar si luego no se licita ni se ejecuta”, ha explicado Cristian Bardají, responsable de estudios de infraestructuras de la Cambra. “Esto -la falta de inversón- provoca que en los desplazamientos no se encuentren soluciones eficientes ni en transporte público ni en privado. Hay que afrontar mejoras estructurales para mitigar las congestiones en los accesos a Barcelona y para combatir los problemas en el aire”, ha añadido Miquel Valls.

Miquel Valls, presidente de la Cambra de Barcelona, y Cristian Bardají, director de estudios estudios de infraestructuras / P. A.
Miquel Valls, presidente de la Cambra de Barcelona, y Cristian Bardají, director de estudios estudios de infraestructuras / P. A.

Desde 2010, el transporte público ha superado al privado en el entorno de Barcelona, “porque el metro, bus y otros transportes han captado demanda ante las carencias de infraestructuras”, según Valls, quien ha destacado que los problemas de tránsito afectan especialmente al “transporte de mercaderías y el e-commerce”.

FUTURO NEGRO

Si bien han reconocido que la crisis lastro el nivel de las inversiones, Valls también ha lamentado los actuales problemas de financiación de la Generalitat para abordar el tramo central de la L9, por lo que ha sentenciado que “el futuro no está claro”. 

También se ha mostrado excéptico con la inversión anunciada por el Gobierno Español en el servicio de cercanías de Barcelona, porque, como ha señalado Bardají, si no se ejecuta no sirve de nada planificar.