Barcelona mejorará la seguridad viaria en 200 escuelas. El proyecto, Protegim les escoles, también busca reducir la contaminación en los alrededores de los centros educativos. A lo largo de este año, el Ayuntamiento pacificará los entornos de 20 colegios. La primera escuela en la que se ha actuado ha sido Grèvol, en el distrito de Sant Martí, como publicó en exclusiva Metropoli Abierta la semana pasada. La decisión se ha tomado después de que en este centro muriera un niño de cinco años atropellado por un motorista.

BARANDILLAS Y CIERRES

La iniciativa, que incorpora medidas restrictivas con el tráfico y mejoras en el espacio público, tiene un presupuesto de unos 10 millones de euros. Entre los trabajos que se llevan a cabo están la reducción de los carriles de circulación y de la velocidad a 20 kilómetros por hora, la instalación de radares informativos -sin multa- y la colocación de barandillas y cierres de seguridad. También se pintará el pavimento de naranja, un color con el que se quiere identificar la zona como espacio escolar, se crearán zonas de estancia y se incluirán carteles con un aviso a los conductores de que entran en un entorno con estudiantes.

Los 10 millones son para las obras en 120 centros, mientras que el presupuesto de los 80 restantes se incluirán en otros programas, como las superillas, ejes estratégicos de ciudad y el plan de barrios, el mismo que el mandato pasado el PSC, ahora socio de gobierno de los comunes, tachó de "estrepitoso" fracaso. En 2021, las mejoras llegarán a 35 centros educativos; en 2022, a otros 35, y en 2023, a 30.

LA MAYORÍA, EN EL EIXAMPLE

Las primeras escuelas en las que se actuará ya se han decidido. La mayoría se encuentra en el Eixample porque es una zona con altos índices de contaminación y porque hay una alta densidad de tráfico. Se trata de las escuelas Carlit, Marillac, 9 graons, Xirinacs, Sagrada Família, el Sagrat Cor de la calle de la Diputació, la escuela Escolàpies de Roger de Llúria , el instituto Viladomat i la Escola Sagrada Família. Precisamente, la semana pasada las familias de la escuela Sagrada Família se manifestaron reclamando una mayor seguridad en el centro.

Según la alcaldesa Ada Colau, un 92% de los centros del Eixample superan los limites de contaminación recomendables. Colau ha sido la anfitriona este lunes de la presentación del plan municipal frente a la escuela Gràvol. Y lo ha hecho junto a una nutrida representación del gobierno municipal, la teniente de alcaldía de Urbanismo, Janet Sanz; el regidor de Sant Martí, David Escudé, y la concejal de Movilidad, Rosa Alarcón.

En los criterios que se siguen para elegir a las escuelas priman que estén en zonas complicadas a nivel de seguridad viaria, la alta contaminación, los centros con alumnos hasta los 12 años (es decir guarderías y escuelas de primaria) y el número de estudiantes que tenga el colegio.