Estudiantes universitarios y niños comparten dos horas semanales / EnTàndem

Tándems para romper barreras

El proyecto de mentoría de la AFEV empareja estudiantes universitarios y niños para que ambas partes aprendan juntas

Guardar

Las probabilidades de que los planes de un universitario para un jueves por la tarde y los de un niño recién salido de la escuela converjan son más bien nulas. Sin embargo, en Barcelona y su área metropolitana la situación se repite. ¿El motivo? Una suerte de Celestina los ha emparejado para que paseen, hablen, jueguen o asistan a actividades juntos. No es un refuerzo escolar, sino una relación recíproca de la que ambas partes pueden aprender. Se trata del proyecto enTàndem, de la entidad AFEV Catalunya y que cuenta con el apoyo de la Fundació Obra Social La Caixa, que fomenta la mentoría social y educativa mediante estos tándems de jóvenes universitarios y pequeños en situaciones de vulnerabilidad.

“El objetivo del proyecto es doble”, explica la Delegada Territorial de la AFEV, Laia Bernués. Por una parte, en un contexto en el que los índices de abandono escolar y de pobreza infantil de Catalunya son alarmatemente altos, enTàndem busca que estos niños encuentren la motivación para continuar estudiando.

“Esto no quiere decir que los pequeños saquen mejores notas”, puntualiza Bernués, sino que la finalidad es fomentar su autonomía y autoestima. “El hecho de que estos chicos se planteen que pueden acabar en la universidad, que no quiere decir que tenga que ser necesariamente su objetivo, supone que contemplen una opción que no se les había planteado antes”, considera. “El conocimiento te da la libertad de poder elegir”, remata.

Por el otro lado, el proyecto rehuye de la visión paternalista que a veces impregna este tipo de voluntariados y plantea un cambio de paradigma también en sus voluntarios, los universitarios. “Los mentores adquieren unas competencias que no se enseñan en las aulas: el proyecto les hace ciudadanos partícipes y críticos de su realidad y los acerca a territorios a los que de otra forma seguramente no llegarían”, sintetiza. Pero, sobre todo, supone un retorno a la comunidad: “como estudiante universitario seguramente tienes una vida que otros no pueden tener y esto es una forma de devolvérselo a la sociedad ayudando a que otros piensen que pueden llegar al mismo sitio que tú”.

Marc y Tolic BARCELONETA
Marc y Tolic en la Barceloneta / EnTàndem

ROMPER TÓPICOS

El curso pasado, enTàndem contó con 111 mentores y mentorados y la previsión para este año es de 125 participantes. El proyecto también rompe algún tópico si se analiza el perfil de sus voluntarios. Este año, la mayoría provienen de carreras orientadas a las ciencias o de ingenierías, mientras la minoría proviene de grados directamente relacionados con la educación social.

Y es que, como comenta Bernués, no se requiere ningún conocimiento específico en este ámbito para enrolarte en los tándems más allá de la formación obligatoria de diez horas que deben pasar sus voluntarios. “La base de este proyecto, aquello sobre lo que se sustenta la mentoría, es un vínculo efectivo de confianza que te permita trabajar puntos con el niño que van mucho allá de hacer los deberes”, resume la Delegada Territorial de la entidad. A su vez, los universitarios que han formado parte del proyecto actúan como embajadores y lo promueven entre sus círculos.

Efrem Samir
Efrem y Samir / EnTàndem

CAMBIOS EN LOS NIÑOS

Medir los resultados en un campo como la mentoría social resulta un tanto complicado. Sin embargo, enTàndem busca que los niños tengan voz a través de una evaluación previa y otra final donde ellos mismos explican en qué aspectos consideran que han cambiado después de la mentoría. El 82% de los críos explica que estos cambios se hacen sobre todo a nivel emocional. “A veces son matices importantísimos como que un niño que antes pasaba totalmente desapercibido ahora se atreva a levantar la mano”, comenta Bernués. 

También da fe del éxito del proyecto el segundo Premio al Voluntariado Universitario que recientemente les concedió la Fundación Mutúa Madrileña. “Al ser una entidad tan pequeña y local, nos sentimos especialmente orgullosos de este reconocimiento”, explica Bernués.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.