Llegar a la tercera edad supone en demasiadas ocasiones enfrentarse a una infinidad de problemas. Y uno de los más duros es, sin duda, la soledad. Para ayudar a las personas mayores a superar este tipo de situaciones nació la Fundació Privada i Benèfica Assis, que actualmente desarrolla una serie de programas destinados a alejar a los ancianos de la soledad.

La fundación, que cuenta con el apoyo de la Fundación La Caixa, lleva a cabo una función social acogiendo y dando apoyo integral a las personas mayores, independientemente de su situación económica o social o de su grado de dependencia, tratándolos con igualdad y respeto. Organiza eventos y actividades, estimulando el interés y fomentando la cohesión del grupo, de manera que se favorezca el intercambio de experiencias.

La fundación dispone de una residencia en la que seda atención directa a 110 personas mayores y en la que trabajan 40 profesionales, garantizando su bienestar. Estos profesionales les proporcionan la ayuda necesaria para que mantengan su bienestar, la higiene y el cuidado de su aspecto personal, además de prestar especial atención a sus emociones y a las necesidades que se presentan en el día a día.

Los usuarios de la fundación pueden acceder a servicios como un terapeuta ocupacional, que les ayuda a mantener sus habilidades motrices; fisioterapia y rehabilitación, destinadas no solo a la rehabilitación en caso de cualquier topo de lesión, sino también a trabajar activamente para la prevención de las lesiones; cuidado de la salud con un seguimiento personal de cada usuario, sobre todo en el caso de enfermedades crónicas o agudas, así como el tratamiento de dolencias puntuales.

LA RESIDENCIA

La función esencial de la residencia de la fundación es la de ofrecer atención integral de calidad a las personas mayores, con independencia de sus recursos económicos y grado de dependencia. Los profesionales acompañan a los usuarios en el proceso de envejecimiento, proporcionándoles las herramientas necesarias para prolongar su autonomía personal y social el máximo tiempo posible.

Para cada uno de los usuarios se desarrolla un programa específico y personalizado.

Desde su creación por el padre capuchino Lleó de Vilalba, la fundación ha llevado a cabo una intensa labor de ayuda y apoyo a las personas mayores ofreciéndoles unos servicios profesionales en todos aquellos aspectos de la vida en los que precisan de una mano amiga que les ayude a mejorar su calidad de vida y sus relaciones sociales.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.