La adolescencia es una edad difícil, aunque a veces pueda no parecerlo. Es la edad en la que se empieza a descubrir la vida, en la que las decisiones comienzan a tener consecuencias más allá de lo esperado y en la que un abanico de opciones se despliega de manera casi inesperada. Por si fuera poco, los jóvenes se ven empujados por la propia sociedad a elegir un camino hacia el futuro, decisión para la que muchos de ellos no están convenientemente preparados.

Ayudar a los jóvenes que, por los motivos que sean, tienen dificultades para elegir el camino correcto, a tomar las decisiones acertadas, es una tarea a la que se aplica la Fundación Instituto de Reinserción Social (IReS). Para ello, la fundación ha puesto en marcha el proyecto Click, que cuenta con el apoyo de la Fundació La Caixa, centrado en el distrito de Sant Martí.

“El perfil de los jóvenes con los que solemos trabajar” dice Carles Nieto, uno de los impulsores del proyecto, “suele ser de personas desmotivadas, bien porque estudian lo que no les gusta, bien porque tienen algunas dificultades para tomar ese tipo de decisiones. Nosotros les ofrecemos nuestra ayuda e intentamos que recuperen la motivación que han perdido y que se den cuenta de que las decisiones que tomen ahora pueden ser muy importantes para el resto de su vida”.

Por ello, el proyecto Click busca, en primer lugar, devolver la motivación perdida mostrándoles las posibilidades que se abren ante ellos, y en segundo lugar ayudándoles a descubrir y a confiar en las habilidades que tienen. “Hay que tener en cuenta que hoy en día se exige a personas muy jóvenes que decidan cuál va a ser su futuro. Y se pone sobre ellos una gran presión, que puede acabar en fracaso escolar. Cuando detectamos un problema de este tipo”, dice Carles, “nos ponemos en contacto con la persona que necesita ayuda, le acompañamos y le ayudamos a recuperar la motivación. Pero siempre sabiendo que es esa persona la que tiene que tomar la decisión última”.

Trabajar en grupo ayuda a compartir experiencias y a sentirse apoyado / Fundació IReS
Trabajar en grupo ayuda a compartir experiencias y a sentirse apoyado / Fundació IReS

Para ello, hablan con ella intentando descubrir qué le gusta, que quiere hacer y qué es lo que hace bien. “Eso es básico. Siempre partimos del potencial y de la habilidad de los jóvenes. Nos encontramos con casos en los que estudian por inercia o que eligen lo que creen que será más fácil para ellos, no lo que les gusta o les motiva. Por eso es importante que ellos nos den las claves, que nos enseñen sus habilidades, sus gustos y sus motivaciones. Nosotros les acompañamos de manera individual, les aconsejamos, pero haciendo que todo gire a su alrededor, que sean ellos los que tomen las decisiones, aunque siempre con la mayor información posible. Nunca le diremos que no puede hacer algo, le enseñaremos que necesitan para hacer eso, y que sea él mismo el que se convenza que no lo puede hacer. Entonces, les ayudaremos a encontrar otro camino.

CONTACTO PERMANENTE

Los impulsores del proyecto Click están en contacto con institutos y servicios sociales para detectar los casos que pueden necesitar su ayuda. “Trabajamos dentro de algunos institutos directamente con los chavales que el propio instituto nos propone” dice Carles. “Pero no solo con los conflictivos, también con aquellos a los que los profesores ven grandes posibilidades pero que están desmotivados. Muchas veces son jóvenes que se han acostumbrado a que les digan que todo lo hacen mal y eso les ha hecho perder la motivación. Nosotros queremos que sean ellos mismos los que se den cuenta de que hay muchas cosas que pueden hacer”.

También trabajan con las familias, aunque en este caso procuran hacerlo de manera indirecta, “y siempre y cuando sea a petición del joven y de la familia. Ambos se tienen que sentirse parte del proyecto”, afirma Carles. Por eso, están estudiando la opción de poner en marcha un espacio de ayuda a las familias. “Algunas familias nos han pedido que ayudemos a los niños, pero hay que tener en cuenta que este es un servicio voluntario. El chaval viene, nos escucha y si no le gusta, se va. Algunos vuelven y otros no, aunque nosotros tenemos nuestros recursos para ayudarles”.

Cuando empiezan a trabajar con un joven, se le asigna un educador que hace un seguimiento individual y con el que se establecen vínculos. “Una vez establecido el vínculo, se empieza la fase de trabajo y se establecen objetivos a corto y medio plazo. También analizamos su situación familiar”.

Los jóvenes pueden descubrir qué es lo que más les motiva / Fundació IReS
Los jóvenes pueden descubrir qué es lo que más les motiva / Fundació IReS

Se realizan entrevistas cada una o dos semanas, dependiendo de las necesidades, y se organizan actividades grupales en las que los jóvenes pueden intercambiar opiniones y experiencias con otros jóvenes en situaciones similares. “También les ofrecemos un espacio de acompañamiento para hacer los deberes, preparar los exámenes, les ofrecemos talleres de inglés. Pero no son como las clases habituales, aquí trabajan con juegos, vídeos, traducciones de las canciones que les gustan, etc.. Una vez organizamos un encuentro con un famoso youtuber y fue una experiencia extraordinaria para ellos. Les enseñó cómo hacer un vídeo, cómo trabajarlo, cómo subirlo. Y muchos se dieron cuenta que detrás de lo que ven, casi siempre hay un enorme esfuerzo, que no es tan fácil como ellos se creen. Fue una gran experiencia para ellos y para el youtuber”.

El proyecto Click comenzó cuando, trabajando en otros proyectos en Sant Martí de la Fundación IReS, se dieron cuenta de que había una necesidad que cubrir para dar apoyo a muchos jóvenes que sin ayuda estaban condenados al fracaso escolar. “Hablamos con institutos y servicios sociales y nos dimos cuenta de que había mucho trabajo que hacer en este campo. Y por eso empezamos este proyecto”. El número de jóvenes que están en el proyecto es variable. En 2017 atendieron a 43, pero para este año están convencidos de que van a superar esa cifra.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.