Entrar al Market Perú es un viaje a este país sudamericano. “Queremos que sea una experiencia” dice la directora del restaurante, Diana Cubas. Desde inicios de los 2000, Gastón Acurio, maestro gastronómico, transformó la cocina peruana elevándola a un nivel gourmet. Desde entonces, Barcelona ha acogido decenas de restaurantes peruanos. “Igual que han abierto, han ido cerrando”, remarca la directora de Market Peru, quien lleva dos años al frente del negocio, bajo el paraguas de Nicky Ramos y Sean Kafashian, los propietarios del local situado en Gran de Gràcia, 7 desde hace seis años.

El espacio es sobrio pero acogedor, cálido y sencillo al mismo tiempo. Market Perú recibe a los comensales en un espacio único, sin más salas que la que se ve desde la calle. En una pared cuelga un mapa del Perú prehispánico, una joya cartográfica del s.XIX adquirida en una subasta. “Cuesta mantenerlo”, dice Diana pero borda el espacio, delante del cual, luce el dibujo de un referente a la mitología andina.

Sobre la mesa, una carta distinguida: cocina novoandina (de la sierra y limeña actualizadas), nikkei (medio japonesa), china-cantonesa y africana. Una amalgama de estilos y sabores que va más allá del famoso ceviche, aunque bien se lo tiene merecido en este restaurante. Del ceviche, Diana reconoce que no sería el mismo sin la cebolla y la lima que llevaron los españoles que conquistaron la meseta latinoamericana.

Comedor del Market Perú en Barcelona / M.P
Comedor del restaurante Market Perú en Barcelona / M.P

La gastronomía peruana tiene influencias de tantos lugares, fruto de su historia. El Anticucho, por ejemplo, es un plato de vísceras originario de los esclavos que trabajaban en las haciendas durante la época colonial. Eran partes sobrantes del vacuno que las familias pudientes repartían a los esclavos traídos desde África.

La cocina nikkei, no es ninguna contemporaneidad, si no que es propia de la cultura peruana, cuyo origen se remonta a la inmigración japonesa que recibió el país y la plantación de arrozales que supuso este fenómeno social y la injerencia china se lleva la palma de la popularidad: la chifa. Y de la chifa, 'chifan', que significa 'comer arroz', ingrediente habitual en la cocina peruana pero no el único: el maíz, la lima y el ají también tienen su protagonismo en platos de autor y tradicionales. Por si fuera poco, Perú cuenta con 19 variedades de maíz. 

Tiritas de salmón / MARKET PERU
Tiradito de salmón, un plato de autor / M.P.

El salmón con hierbas andinas es una reminiscencia aromática de la pachamanca, un plato de autor que triunfa en el Market Perú así como el Tiradito de salmón con crema de viera. Ambos dignos de una pasarela gastronómica por su emplatado y su reconstrucción de texturas.

De entre los postres, destacan Las Tres Leches y el Suspiro Limeño. El primero es un bizcocho que se sirve muy frío se elabora con leches condensada, evaporada y entera. El segundo, es una pequeña gran bomba calórica de merengue italiano con dulce de leche y lúcuma. De beber, pisco: un trago de alcohol con clara de huevo y azúcar que sólo puede hacerse con uva quebranta, propia de Perú.

Con este menú, Market Perú se mantiene fiel a la cocina más variada y a la vez, tradicional de Perú con un equipo de 12 personas a disposición de los barceloneses y turistas todos los días del año. En los fogones, Edwin Prado Pellanne, creador de la carta que no deja indeferente a nadie. Market Perú es uno de los restaurantes que se ha ganado el puesto en la lista de los 100 mejores restaurantes de Catalunya de 2016 y sigue en auge.