Esaú Yori emprendió su carrera como diseñador hace más de 10 años. Se crió en Lima, Perú, e inició su carrera como director creativo al trasladarse a la urbe europea de Barcelona en el año 2000.

En 2006 su vida dio un giro al obtener el premio a la mejor colección internacional y una medalla de bronce a la mejor colección en el concurso Hempel de Pekín. Tras este reconocimiento su carrera no ha dejado de despuntar: es uno de los mejores estilistas conocidos en el sector y sus diseños recorren todo el mundo.

La 080 Barcelona Fashion ha decidido internacionalizar su contenido, y una de las mayores apuestas ha sido la de incluir a Esaú Yori en su contenido. El reconocido diseñador ha desfilado en la pasarela de la ciudad condal dejando a todo el mundo boquiabierto con su colección inspirada en el amor.

Esaú Yori trabajando en el backstage / HUGO FERNÁNDEZ
Esaú Yori trabajando en el backstage / HUGO FERNÁNDEZ

¿Cómo se mantiene en activo y triunfando durante tanto tiempo un diseñador?

No he hecho otra cosa en mi vida, recuerdo que mi primer trabajo fue a los 14 años cuando empecé a trabajar como asistente de styling. Mi madre es costurera, mi hermana lo era, yo crecí delante de la maquina de coser. Supongo que la moda también me eligió, nunca pensé en hacer otra cosa que no fuera moda. He llegado hasta aquí trabajando cada día, y hacerlo con pasión e ilusión. Cada vez que me planteo una colección nueva, un proyecto, siento que estoy haciendo lo que me gusta.

Cuando haces una colección, ¿piensas en el público comprador o en sorprender en la pasarela?

¡Esta es una pregunta trampa!, el styling que pongo en el desfile es muchísimo más enfocado al espectáculo, aunque las colecciones que hacemos son reales. Creo que no hay ninguna marca que pueda asegurar que todo el mundo puede llevar sus piezas, a nosotros nos gusta la ‘mujer de hoy’, estamos enfocados en darle voz nuestro lema es que no la decoramos, la vestimos por eso nuestra colección está bastante orientada a todas ellas.

Llevas prácticamente 20 años viviendo en la ciudad condal ¿porqué la escogiste?

Me vine a los 17 años a estudiar, en ese momento la ciudad se me planteó como la oportunidad de venir a España. Fue amor a primera vista, la ciudad me eligió. Ahora estoy encantado, me siento limeño y me siento barcelonés a partes iguales.

Aunque te sientas ciudadano de las dos, tienes muchas raíces diferentes. ¿Qué crees que puede aportar todo tu conjunto a la Fashion Week de este año?

Todo mi background cultural ha estado representado en el trabajo que he hecho. Yo no me había dado cuenta, es algo que ha surgido de una manera muy natural. La gente detecta todas las referencias, los detalles japoneses o lo presente que está la sastrería italiana es algo que se nota, inconscientemente las raíces llaman.

Esaú Yori posando con las modelos tras el desfile / HUGO FERNÁNDEZ
Esaú Yori posando con las modelos tras el desfile / HUGO FERNÁNDEZ

Eres el primer diseñador peruano que desfila en la pasarela de Barcelona, ¿Cómo lo afrontas?

Es un honor poder presentar a mi país, a mis raíces y que esto sirva para abrir la puerta a Latino America dentro de la moda. Habéis tenido diseñadores colombianos y yo soy el primer peruano, por eso espero que detrás de mi vengan muchos otros.

¿Crees que la apuesta por la internacionalización de la 080 va a ser positiva para el desarrollo de la moda en la ciudad condal?

En cuanto se junta la moda de varios países ya consigues internacionalizarla, la moda son culturas, es sociedad, es universal. Yo creo que todo lo que sea atraer nuevos talentos, nuevos países a convivir dentro de una plataforma creativa es positivo. Para la industria, abrirse, a Europa, a Asia, es fantástico, tanto para los diseñadores como para Barcelona, es una gran oportunidad: una imagen positiva de cara al extranjero.

¿Qué consejo le darías a la ciudad de Barcelona para que lograse despuntar en el mundo del diseño y se convirtiese en un destino para la moda?

La internacionalización es la manera que se tiene que seguir, hay que invitar a más marcas extranjeras. Recomendaría no solo basar la pasarela en diseñadores experimentales, sino también invitar a aquellos que tengan una idea de negocio. Al final las pasarelas son espectaculares pero tenemos que vender y crear producto, imagen de marca, branding de marca. Por eso si trabajamos Barcelona de la misma manera puede ser súper positivo para la plataforma.