Se llama Rocío, es peruana, apoya la causa de las mujeres Sindihogar, el primer sindicato independiente de mujeres trabajadoras del hogar del estado español y tiene una habilidad para la cocina que deja boquiabierto a un grupo de catalanes, pero también sureños de la península, un uruguayo y una mexicana enseñándoles dos platos tradicionales de una de las mejores gastronomías del mundo.

En la cocina del Centre Cívic Can Déu, en Sarrià-Sant Gervasi; Rocío se reúne con un grupo de impacientes conocedores de esta cocina para elaborar un ceviche clásico y una causa peruana. Rocío inicia la sesión, organizada por l´Espai Avinyó, con una introducción muy cercana aunque hable de tiempos muy lejanos, concretamente, a la época preincaica y la cultura moche (o mochico). Una sociedad con grandes saberes de ingeniería y de construcción capaces de crear importantes canales de riego para los cultivos y pirámides monumentales.

Rocío explica algunos secretos de la cocina peruana / A.O.
Rocío explica algunos secretos de la cocina peruana / A.O. 

Volviendo a la mesa de cocina, Rocío explica que el mejor pescado para elaborar un buen ceviche es uno firme y muy fresco. No necesariamente debe ser blanco o congelarlo previamente. Una vez cortado, Rocío procede a elaborar la leche de tigre (jugo de limón, aquí, la lima) y el chili picante. El chili que representa el macho en la cultura moche, así como la papa simboliza al género femenino, cuenta Rocío.

Con la ayuda de algunos presentes, Rocío se apresura para terminar el primer plato que, finalmente, condimenta con choclo cocido. Un ingrediente base en la alimentación latinoamericana que suscita mucho interés por los presentes que no saben dónde conseguirlo en Barcelona pero Rocío les asegura su existencia en los supermercados latinoamericanos que hay repartidos en la ciudad.

Limones (limas), imprescindibles para preparar la leche de tigre / A.O.
Limones (limas), imprescindibles para preparar la leche de tigre / A.O. 

Terminado este plato tradicional de pescadores y gente sencilla que hoy ha alcanzado fama mundial de la mano de reconocidos maestros de la cocina, Rocío prepara una causa peruana. Y lo hace contando la historia de batalla de este plato que surgió para garantizar la subsistencia de unos soldados exhaustos por una guerra que aconteció entre Perú y Chile. Su elemento principal, la papa, tubérculo del que puede presumir el país, ya que suma con cientos de variedades de patata, tanto es así, que hasta celebra el Día de la Papa en su calendario.

La clave para una buena causa, según Rocío, es que la patata sea consistente, amarilla y que no se deshaga el almidón cuando se cueza, se pele y se amase para sobreponerle “lo que tengamos”: carne deshilachada o pescado desmenuzado y algunas verduras tipo guisantes o zanahoria. Lo que no puede faltar es el ají, también disponible en tiendas latinas de la ciudad.

La causa peruana / A.O.
La causa peruana / A.O. 

Tras el toque de ají que caracteriza esta cocina que suma éxitos allá donde va, se recomienda servir en frío. En este caso, el toque genuino lo aportan unas manos trabajadoras y con carácter para los barceloneses que se apuntan al carro de la aventura gastronómica. “Gracias, Rocío”, comenta el grupo después de probar cada plato de una ciudadana dispuesta a aportar lo mejor de su país.