ARCHIVADO EN:

Se pueden tomar todos los recaudos posibles, pero cuando la naturaleza juega una mala pasada, no hay mucho que hacer. El cambio climático sería la causa más probable de la avalancha que mató a cuatro personas en los Andes peruanos el pasado domingo. Tres montañistas catalanes y su guía peruano fueron alcanzados por del desprendimiento de nieve ocasionado en el nevado Mateo.

Más de 25 personas trabajaron para rescatar a los montañeros, pero no consiguieron hallarlos con vida. El presidente de la asociación de Guías de Montaña del Perú, Rafael Figueroa, ha explicado que Rubén Alva --el guía también fallecido-- tenía más de 12 años de experiencia escalando montañas. “El colega tenía mucha experiencia pero el problema es que ahora los glaciares tienen muchas alteraciones por el cambio climático, antes era más seguro escalar, y ahora hay un cambio que sorprende a los guías de montaña”, subraya en declaraciones publicadas por el diario El Comercio.

LAS VÍCTIMAS, GRADUADOS DE BARCELONA

Los montañistas fallecidos son Adrián San Juan Pello, Sergi Porteros Perello y Gerard Borrul Regal, de 26 años, graduados de la Universitat Politècnica de Catalunya y de la Pompeu Fabra. Dos vivían en Sant Cugat del Vallès y uno en Cerdanyola.

El guía peruano durante la excursión en el nevado Mateo / FACEBOOK
El guía peruano durante la excursión en el nevado Mateo / FACEBOOK 

Los cadáveres fueron recuperados por los servicios de emergencia movilizados desde el puesto de auxilio rápido de Shilla, que alertó de la desaparición del grupo el domingo a las 17.30 horas tras localizar a un cuarto español, Paolo Belmonte Calderón, de 26 años, que consiguió sobrevivir. El superviviente relató que sus compañeros fueron sepultados por el desprendimiento de hielo cuando descendían el nevado Mateo, de 5.150 metros de altitud, el domingo por la mañana mientras bajaban luego de haber hecho cumbre. Belmonte Calderón fue evacuado al Hospital de Carhuaz y más tarde ingresado en una clínica debido a sus graves lesiones en el cuerpo.

TRÁMITES DE REPATRIACIÓN

Más de veinte miembros de la Unidad de Salvamento de Alta Montaña de Caraz de la Policía Nacional y de la Asociación de Guías de Montaña del Perú se trasladaron a la zona del accidente, donde encontraron con vida al peruano Rubén Darío Alva Diego, de 39 años, quien sin embargo falleció al poco tiempo.

El Ministerio Público está a la espera del traslado de los cadáveres a la ciudad de Carhuaz para iniciar las diligencias a fin de que las autoridades y familiares inicien los trámites de repatriación.