La Asociación Cultural Casa de El Salvador de Barcelona, junto con el Consulado General de El Salvador celebra el Día de la Cruz el domingo 13 de mayo en el claustro de la iglesia de Santa Anna en el corazón de Barcelona.

Las comunidades indígenas aseguran que esta arraigada festividad es el punto de partida de la época lluviosa. El Día de la Cruz es una celebración religiosa que anuncia la llegada de las lluvias y el inicio del período de cultivos que son regalados por la tierra.

En Barcelona se celebra frente a una cruz en la iglesia románica situada en la calle de Santa Anna y se invita a los presentes que dejen algunas frutas a los pies de la cruz. Esta especie de altar sirve, según la tradición, para venerar la tierra y para obtener buena cosecha en la nueva estación. Además rinde homenaje al Dios Xipe Tótec, que representa la renovación. 

En El Salvador, se celebra cada 3 de mayo y consiste en colocar una cruz de palo de jiote en el jardín, patio, plazas públicas o terrenos donde se cultiva. Se adorna con diversas guirnaldas de muchos colores en forma de cortinas y toallas; además de flores y frutos de la temporada como mangos, jocotes, piñas y naranjas. Las personas se persignan frente a la cruz, oran y toman algún fruto.

La cruz y los adornos suelen dejarse montados un mes. En El Salvador, muchas entidades culturales organizan actividades a lo largo de este mes.

En Barcelona, además de participar de la veneración de la cruz y de montar el altar, se ofrece una degustación salvadoreña para concluir la celebración.