ARCHIVADO EN:

Dio un salto del mundo de la comunicación al de la gastronomía y actualmente trabaja como chef en el Hotel Negresco Princess de la calle de Roger de Llúria. Lo que para él era un hobby de niño, hoy es su oficio. Jon garcía nació en El Salvador, “ allí no podía formarme de ello y aquí, sí”. Y eso hizo Jon. Aprovechó mientras hacía un máster en Barcelona y ahondó en empresas de alimentación porque encajaba con lo que a él siempre le había gustado hasta que decidió formarse para dedicarse a los fogones profesionalmente.

“La gastronomía no es pura. Todo está vinculado a otras culturas y a otros lugares geográficos”, explica Jon, que ha introducido pipas de calabaza en las ensaladas de verano que ofrece por las noches en la terraza del Princess. Un ingrediente muy utilizado en la cocina salvadoreña “y aquí, como aderezo tiene buen recibimiento”.

Pese a que la gastronomía salvadoreña, cuenta con un amplio abanico de hierbas aromáticas, se abusa del maíz y del brócoli, cuenta Jon, y a su vez, asegura que en El Salvador hay carnes de muy buena calidad pero “la sociedad es costumbrista a los platos de siempre. No se abren a probar otras combinaciones y otras formas de cocinar, aunque cada vez está más influenciada por la comida rápida norteamericana”. De ello, y en positivo, Jon destaca las pupusas gourmet: “ya las hay de casi todo si tenemos en cuenta que siempre ha sido un plato muy humilde”.

Jon se considera una persona muy exigente con su trabajo, “me gusta tenerlo todo controlado: las hierbas frescas, la higiene en la cocina, las auditorías y los equipos de room service y de cocina que él mismo organiza todos los días en dos turnos.

Jon Garcia en las cocinas del Princess / H.F.
Jon Garcia en las cocinas del Princess / H.F. 

Recuerda la Diada de Sant Jordi de 2016 como uno de los días más complicados en este hotel de cuatro estrellas. “Casi todo el personal se volcó con la cocina cogiendo el ascensor para subir y bajar. Se nos agotaron las existencias. Se nos llenó la sala y la terraza como nunca nos había pasado. Sacamos el servicio adelante pero desde entonces, ya estamos prevenidos.”

De entre las modas del buen comer, los sibaritas, los flexiveganos y todas las variedades de comensales que concurren hoy en día en los restaurantes, Jon se ha marcado un reto: el de elaborar menús sin azúcar: “hoy, prácticamente todo lo que comemos, lleva azúcar”, asegura el experto “e igual que se ha trabajado mucho la comida sin gluten, yo quiero hacerlo contra el azúcar” (refiriéndose a los añadidos) y en pro de las personas diabéticas. En su cocina utiliza los vegetales y las frutas de kilómetro 0 y del veganismo opina que es una oportunidad para crear platos, que “de otro modo no se nos ocurrirían”.   

El chef Garcia recibe a Metrópoli Abierta en el comedor del restaurante / H.F.
El chef Garcia recibe a Metrópoli Abierta en el comedor del restaurante / H.F.

El chef García reconoce que es un amante de la salsa romesco y los calçots. Su última aventura culinaria son los raviolis de mozzarella y remolacha que piensa añadir a la carta estival este mes de julio. Una propuesta a la cual le acompañan algunos platos que ya tienen el éxito garantizado de otros veranos como la ensalada de aguacate, cilantro con jugo de fruta de la pasión, berros, gambas y grosellas. Una combinación refrescante que Jon espera que triunfe, de nuevo, este verano y de segundo, el chef recomienda el solomillo gold con escalope de foie y una salsa con toque de chocolate.

Solomillo gold con parmentier de patata trufada y foie / NEGRESCO PRINCESS
Solomillo gold con parmentier de patata trufada y foie / NEGRESCO PRINCESS

Nada más y nada menos que una explosión fresca y equilibrada para disfrutar de un anochecer en una de las terrazas más céntricas de la ciudad pero con el espacio suficiente para respirar viendo una panorámica de 180 ºC incomparable.