Una muestra del auténtico Chile fuera de tópicos. Esto es lo que se pudo ver este martes en la librería Malpaso de Barcelona donde un grupo de editores e ilustradores presentaron una serie de cómics con una edición muy bien cuidada y actualizada a los tiempos de hoy dentro de la narrativa gráfica.

Un tesoro documental, viñetas juveniles y picantonas e historias de la vanidad y la ostentación humana. Todos podían verse y comprarse desde este martes en Barcelona. Algunos ya están expuestos en algunas de las librerías de la ciudad como en Freaks Books y otros intentan hacerse un hueco en el mercado a gran escala, “todo un desafío para la pequeña industria del cómic”, según contaba Claudio Aguilera, gestor cultural espercializado en ilustración e impulsor de estos trabajos tan particulares en PlopGalería, el primer espacio chileno dedicado a la difusión de la ilustración, historieta y gráfica. "Crece la oferta del cómic de historias propias pero no llegan al gran público que lo busca porque tampoco lo encuentran", asegura Aguilera. Por eso, los autores locales, en este caso chilenos, terminan trabajando por encargo o en modo de colaboración para el extranjero como por ejemplo, Félix Vega, un dibujante al que hicieron referencia en la presentación.

'Pop-up' retrata la etapa del destape en Chile después de censura / AROA ORTEGA
'Pop-up' retrata la etapa del destape en Chile después de censura / AROA ORTEGA

Como tesoro bibliográfico, presentaron ‘Sátira política en Chile (1858-2016)’, un catálogo de Moisés Hasson que recopila 150 años sobre las publicaciones de humor, sátira y política del país. La segunda edición de un recorrido por distintas épocas, pasando por la censura y la democracia con influencias de los chilenos del éxodo. Una obra que se puede considerar como una fuente de conocimiento de la historia de Chile para investigadores y recién llegados al mundo de la novela gráfica. En la misma dirección histórica, presentaron ‘Pin-up’, un libro de cómics picarescos en Chile del mismo autor es otra joya de Nauta Colecciones. Una muestra de la época del destape femenino en la vida pública representada por las portadas del momento. De entre estos trabajos, destaca Jordi Ginés, que firmaba como Gin, un artista español que trabajaba desde España para el mercado foráneo o José González, otro dibujante español conocido en Chile por su personaje Pamela, pero que logró la fama en norteamérica con otra personaje: Vampirella.

Cómic chileno / AO
La supremacía social plasmada en 'Latigo de cien colas', de Fernando Krahn

De estos cruces artísticos entre España y Chile, el equipo de editores destacó el interés por hacerse un hueco en el mercado en la península a sabiendas que sus trabajos van dirigidos a un nicho de mercado muy específico. “Queremos que la historieta chilena tenga larga vida”, dijo Francisca Cárcamo, creadora del blog de cómics ‘Respiro Leyendo’ y editora de Pánico Ediciones. Cárcamo explicó que la viñeta puede generar dudas o desprecio por parte de los lectores ajenos a este tipo de literatura pero también gana adeptos por su encanto ilustrativo y su calado educativo según algunos temas. Un ejemplo de ello es el libreto de ‘Alegría y Sofía’, también presente en la mesa de la presentación en Barcelona que ha calado entre las niñas y pre-adolescentes desde que nació como webcómic hace ocho años y narra las historias de amistad y desavenencias entre dos amigas tan diferentes como son Alegría y Sofía. Junto a ellas, Pánico Ediciones trajo algunos ejemplares de ‘Marcapáginas’ una mini revista infantil bimensual que va más allá de una historieta gráfica. ‘Marcapáginas’ publica una entrevista literaria, una breve historia de cómic distribuida en distintos números, curiosidades infantiles y novedades editoriales. Una mini revista pensada también para padres, docentes y entusiastas de la viñeta infantil que por ahora, se puede descargar gratuitamente en Internet.

El cómic Álegría y Sofía' dirigido al público infantil y pre-adolescente / A.O.
El cómic Álegría y Sofía' dirigido al público infantil y pre-adolescente / A.O.

Para los lectores adultos y exigentes que buscan un contenido más sibarita, ‘Látigo de cien colas’ es un ejemplar que no pueden perderse. Grafito Ediciones ha confiado a Fernando Krahn para contemporizar la edición de la historia que se publicó por primera vez en 1988. Krahn plasma en blanco y negro, sin tapujos ni empatías un mundo de poder, lujo, políticas y estructuras sociales. “Las bestias humanas en todos en sus ambientes, sus mansiones, sus fiestas sinsentido y sus vanidosas estampas”, según lo retrata la retrata la artista July Macuada en el blog 'Respiro Leyendo'.

Como ‘Sátira política en Chile’, otro de los títulos que ilustran la historia del país desde la guerra de principios del siglo XX hasta la actualidad es ‘Los años de Allende’, de Carlos Reyes y Rodrigo Elgueta, también comentado en la presentación de ayer. Un libro ya publicado en turco e italiano; que se prevé publicar próximamente en castellano y catalán.

Viñeta e historieta publicadas en el número 16 de 'Marcapáginas' / A.O.
Viñeta e historieta publicadas en el número 16 del infantil  'Marcapáginas' / A.O.

En conjunto, los editores e ilustradores del cómic chileno conocen la idiosincracia de su país mejor que nadie, quieren darla a conocer fuera de sus fronteras y lo hacen presentando trabajos de calidad y competitivos, según el mercado europeo. El camino es arduo pero sus trabajos son bien acogidos en Francia e Italia, líderes en creación y consumición de este tipo de literatura en Europa. No obstante, en estos países se encuentran con la barrera idiomática que no tienen en España, por eso quieren llegar a más librerías españolas que, muy poco a poco les abren las puertas.

Ilustradores chilenos en Barcelona / A.O.
M.Hasson, Ma. E. Aguayo, de Nauta Colecciones; C. Aguilera y Fca. Cárcamo en la librería Malpaso

Si aumenta la distribución de estas creaciones, los lectores barceloneses podrán conocer mejor la realidad de Chile, tan diversa y dinámica como única. Una de las obras que mejor explican su pluralidad es ‘Cuatro esquinas’, de Claudio Rocco. En ella se refleja la gentrificación que sacude hoy Santiago de Chile, la discriminación, los movimientos feministas y LGTBI, incluso el fenómeno migratorio que vive la capital en la actualidad producido por la inmigración original de Venezuela, Haití e históricamente, del Perú.

Los artistas chilenos continúan coeditando obras pero también quieren crear la mirada sur-norte latinoamericana de su realidad más cercana para darla a conocer al mundo a través de los que mejor saben hacer: la narración visual.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.