En Bolivia, los niños y las niñas se llaman de formas muy diferentes. Mientras que los varones acostumbran a usar todavía los nombres compuestos como Juan Carlos o José Luis, las mujeres se alejan de la tradición y utilizan apelativos más distinguidos e innovadores como Roxana, Sonia o Juana.

En Barcelona hay una importante población de origen boliviana que al momento de tener hijos busca que sus nombres tengan alguna conexión con su país. Es importante conocer que los varones usan nombres relacionados a la tradición católica (más españoles) y a diferencia de otros países latinoamericanos, los bolivianos prefieren para sus niños nombres compuestos, en lugar de los sencillos que se utilizan en otro países como Argentina, Chile, o Uruguay.

LOS MÁS POPULARES PARA NIÑOS

Para ellos, se mantienen en vigencia nombres populares y compuestos como Juan Carlos, José Luis, Marco Antonio, Miguel Ángel y Víctor Hugo. Aunque también se usan apelativos simples como Juan, Fernando, Jorge, David o Mario.

A diferencia de Colombia, por ejemplo, el nombre Santiago no aparece entre los más populares de Bolivia. El uso de los nombres compuestos y tradicionales entre los bolivianos tiene que ver con la influencia de nombre germánicos y del Renacimiento.

LAS NIÑAS, MÁS INNOVADORAS

Las raíces españolas y católicas se desdibujan entre los motes de mujeres bolivianas. De hecho, entre los 10 más utilizados en los últimos años, solo hay uno compuesto.

Los más populares para niñas son Martha, Roxana, Ana María, Elizabeth, Sonia, Juana, Patricia, Lidia, Rosmery y Carmen.