Los nervios están a flor de piel. Lo que se decida este miércoles en la Cámara de Diputados de Capital Federal puede cambiar la historia del aborto en Argentina. Esta mañana decenas de personas implicadas en la causa se han armado con pañuelos verdes y se han plantado frente al consulado de Argentina en Barcelona para mostrar su apoyo a la lucha.

Representantes de la Comisión Santiago Maldonado de Barcelona –organizadoras de la concentración– han leído el manifiesto que luego han firmado más de 60 personas presentes en el acto, además de entidades feministas. “Anticonceptivos para no abortar. Aborto legal para no morir”, han cantado al unísono, aplaudiendo y gritando, rebosantes de energía. El objetivo está claro. En pocas palabras: aborto legal, seguro y gratuito.

“Mostramos nuestro firme apoyo a la aprobación del Proyecto de Ley de Despenalización y Legalización de la interrupción voluntaria del embarazo”, han recordado. Después de la lectura y las firmas se han reunido con una representante del consulado. “La recepción no fue muy buena. Agarró las hojas, las selló y nos las devolvió sin apenas dirigirnos la palabra”, ha explicado una de las representantes de la Comisión Santiago Maldonado a Metrópoli Abierta.

Un momento durante la concentración a favor del aborto en Barcelona | HUGO FERNÁNDEZ
Un momento durante la concentración a favor del aborto en Barcelona | HUGO FERNÁNDEZ

RESULTADO AJUSTADO

Al otro lado del charco, en Argentina, miles de mujeres han acampado en las plazas: es un día decisivo. Por ahora, el resultado de la aprobación del proyecto se augura ajustado. Hay 122 diputados que han anunciado su voto negativo, mientras que 120 votarán a favor. El papel clave recaerá en los 13 indecisos que no han manifestado su intención.

Un momento durante la concentración a favor del aborto en Argentina | HUGO FERNÁNDEZ
Decenas de feministas se concentran en BCN como apoyo a las compañeras argentinas | HUGO FERNÁNDEZ

“Si no hay aborto legal, qué quilombo se va a armar”, han advertido desde Barcelona. La lucha, según han comentado a este medio, no parará. Se estima que en el país de casi 44 millones de habitantes se practican 400.000 abortos anuales clandestinos y más de 50.000 hospitalizaciones por prácticas mal realizadas.

El acto de reivindicación –curiosamente– se ha producido enfrente de la franquicia de moda H&M. Los maniquíes parecía que apoyaban la causa en silencio desde el interior, a través de los mensajes estampados en sus camisetas. Equality, Pride, decían. Eso es lo que espera Argentina: un cambio. Más igualdad, más orgullo. “América Latina va a ser toda feminista”, han zanjado emocionadas antes de disolver la intensa concentración a la espera del resultado.