Los votos no engañan: Barcelona no es independentista. Así lo corroboran los resultados de las elecciones municipales del 26 de mayo. La suma de los sufragios de las fuerzas no independentistas frente a las partidarias de la ruptura de Cataluña con España son muy claras. Mientras Barcelona en Comú, PSC, Barcelona pel Canvi-Ciutadans y PP han obtenido 432.144 votos, ERC, Junts per Catalunya, CUP y Barcelona És Capital (Jordi Graupera) han logrado 297.512. La diferencia entre ambos bloques es enorme: 134.632 papeletas.

La comparativa entre ambos bloques incluye los votos de la CUP y Graupera, dos partidos independentistas, que, sin embargo, no han conseguido concejales. Si la suma solamente tiene en cuenta las formaciones que han logrado representación en el pleno municipal, la diferencia todavía es más abismal, 432.144 frente a los 239.947 votos de ERC y Junts per Catalunya. Incluso si de las cuentas desaparece el partido de Ada Colau, una fuerza no independentista pero favorable a la celebración de un referéndum, los resultados tampoco ofrecen dudas entre los partidos representados en el pleno. PSC, Barcelona pel Canvi-Ciutadans y PP suman 275.987 votos, mientras que Ernest Maragall y Elsa Artadi logran 239.947 apoyos.

26 CONCEJALES FRENTE A 15

Esta diferencia tan clara también queda patente en el pleno municipal que ha salido de las elecciones y que se debe constituir el próximo 15 de junio. De los 41 regidores totales, 26 no son independentistas y 15, en cambio, sí que lo son. Entre los no independentistas figuran 10 de Barcelona en Comú, 8 del PSC, 6 de la plataforma de Manuel Valls, y 2 del PP. Por contra, ERC tiene 10 regidores y Junts per Catalunya cuenta con 5. Sin Colau, las fuerzas constitucionalistas también ganan, 16 frente a 15. En 2015, el número de concejales independentistas era mayor, 18 -la antigua CiU, que se ha ido volviendo separatista con los años, ERC, CUP y los regidores no adscritos, Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé- frente a los 15 que tendrán en el mandato que arrancará este junio.

Ernest Maragall, durante la noche electoral / EFE QUIQUE GARCÍA
Ernest Maragall, durante la noche electoral / EFE

Un repaso a los datos de las elecciones municipales de mayo de 2015, las que dieron la alcaldía a Colau, indica que los partidos no independentistas también obtuvieron más votos que los independentistas. Entre Barcelona en Comú, Ciutadans, PSC y PP lograron 382.377 votos, mientras que CiU, ERC y CUP alcanzaron las 288.458 papeletas. La diferencia entre ambos bloque era hace cuatro años de 93.919 votos. Tras las elecciones del pasado domingo, la cifra ha aumentado hasta los 134.632. En el recuento de 2015 se ha tenido en cuenta todos los partidos con representación en el pleno. Graupera no se presentó.

CiU, INDEPENDENTISTA CON LOS AÑOS

Sin tener en cuenta a Barcelona en Comú, en 2015 las fuerzas constitucionalistas estaban por detrás en número de votos de los partidos independentistas. PSC, Ciutadans y PP sumaron 205.765, mientras que CiU, ERC y CUP disponían de 288.458 votos. Sin embargo, conviene recordar que en 2015, Xavier Trias todavía se presentó a las elecciones bajo las siglas de la antigua CiU, una confluencia que a lo largo de su historia ha sido nacionalista pero no independentista a pesar de tener entre sus representantes personas de ideología independentista desde siempre como Carles Puigdemont. Trias tampoco se presentó a aquellas elecciones con un programa abiertamente independentista. Convergencia i Unió (contrario al separatismo) se disolvió a mediados de 2015.

En número de concejales, el pleno municipal de 2015 -y todavía vigente- no era independentista. A los 23 regidores no soberanistas (Barcelona en Comú, Ciutadans, PSC y PP) se oponen 18 independentistas (el grupo Demòcrata de Trias, ERC, CUP y los regidores no adscritos Gerard Ardanuy y Juanjo Puigcorbé). En cambio, sin contar a Colau, los representantes independentistas son más que los constitucionalistas, 18 frente a 12. Tras las elecciones del domingo, los constitucionalistas han dado la vuelta a la tortilla.

EN LAS GENERALES TAMBIÉN PIERDEN LOS SOBERANISTAS

Un análisis de los resultados en Barcelona de las elecciones generales del pasado 28 de abril ofrece un panorama similar. Las elecciones, como en las municipales las ganó en la ciudad ERC con 201.616 votos, seguido del PSC con 198.883. Las fuerzas no independentistas (PSC, Ciudadanos, En Comú Podem y PP) suman 497.326 votos (a éstos habría que sumar los 29.601 que logró Vox en Barcelona), mientras que ERC, Junts x Cat y Front Republicà alcanzaron 324.590. Sin tener en cuenta a En Comú Podem, las fuerzas que apoyaron la aplicación del artículo 155 de la Constitución obtuvieron 354.563 frente a los 324.590 de los independentistas.