ARCHIVADO EN:

Manuel Valls ya se puede presentar a unas hipotéticas elecciones al Parlament de Catalunya. El partido del exprimer ministro francés ya tiene el sí del Ministerio del Interior para concurrir a comicios autonómicos y estatales. Así lo ha confirmado a Metrópoli Abierta la regidora Eva Parera. La formación la presidirá Valls, mientras que Parera será la secretaria general. La petición de Valls y Parera fue enviada a Madrid el 13 de diciembre.

El partido se ha registrado con el nombre de Barcelona pel Canvi, el mismo con el que se presentó a las municipales del pasado mayo. Obviamente, ésta no es la denominación con la que Valls y Parera entrarán en el Parlament. Parera explica que todavía no tienen el nuevo nombre. En los próximos días, podrían disponer de él.

CENA-COLOQUIO EN TARRAGONA

Parera añade que ahora se están centrando en "hacer crecer el partido", tanto en Barcelona como el resto del territorio catalán. Precisamente, uno de los actos en los que la formación participará será una cena-coloquio, con Valls de protagonista, con empresarios de Tarragona, en Les Fonts de Can Sala, el próximo 30 de enero. 

Como ya explicó este medio, Valls se planteó concurrir a unas terceras elecciones españolas si el PSOE y Unidas Podemos no hubieran alcanzado un pacto de gobierno. Ahora, tras la investidura de Pedro Sánchez, el concejal centrará sus esfuerzos en preparar su asalto al Parlament de Catalunya, aunque su mirada está puesta en la política española.

LOS VOTOS DE CIUDADANOS

El partido de Valls cree que puede hacerse con una buena parte de los votos de aquellas personas que, en las autonómicas de diciembre de 2017, votaron a Ciutadans y que ahora se sienten huérfanos. En aquellos comicios, Inés Arrimadas ganó con 1,1 millones de votos, aunque el resultado fue insuficiente para gobernar. El exprimer ministro sostiene que podría quedarse con una parte importante de estas papeletas en pugna con el PSC de Miquel Iceta.

Valls habría descartado presentarse a unos hipotéticos comicios catalanes junto a la Lliga Democràtica, una formación de catalanismo moderado a la que estuvo vinculada Parera y de la que acabó saliendo. La Lliga estaría dispuesta a pactar y aceptaría en su seno a partidos que defienden la existencia de presos políticos. Valls y Parera se declaran constitucionalistas.