El concejal de Barcelona pel Canvi Manuel Valls se ha reunido este miércoles por la tarde con el Gremi de la Restauració y con Barcelona Oberta. Tras este encuentro, el concejal hispanofrancés ha afirmado que existe "una gran preocupación" porque no ven el fin total de las movilizaciones después de la sentencia del procés tras la crisis de la Acampada de Plaza Universitat. 

Los comerciantes, hosteleros y restauradores le han contado en la reunión que "se sienten abandonados y poco protegidos" por las administraciones local y autonómica. Por todo ello, el exministro francés propone una doble campaña de imagen para mitigar las consecuencias de estos hechos. Una, a corto plazo, que vaya dirigida a "recuperar la confianza de los barceloneses" y otra, a largo plazo, dirigida a "recuperar el prestigio de la gente de Barcelona y del resto de Cataluña, de España, de Europa y del mundo."    

CAMPAÑA DE IMAGEN A CORTO PLAZO

Según Valls, lo sucedido en la acampada en la plaza, donde han tenido que esperar tres semanas hasta que llegara una solución, no se entiende. Según ha contado el político de Horta, los comerciantes tienen la impresión que para la Generalitat y el Ayuntamiento son "más importantes los problemas políticos que los económicos". Y, si a esto, según Valls, "le añadimos, los disturbios, la violencia y la ocupación de esta plaza, hay temor a la próxima campaña de navidad, que ahora mismo, está bastante estropeada". 

Lo que propone Manuel Valls es hacer desde ya una campaña a corto plazo para todos los barceloneses. En esta operación de márketing se debería pedir confianza a la gente de la ciudad para que acuda a comprar y a consumir en los establecimientos del centro de Barcelona y del conjunto de la ciudad. Valls ha recalcado que los comerciantes tienen la impresión de que la gente de Barcelona "ya no quiere venir al centro", que han perdido su confianza. 

Y OTRA A LARGO 

El concejal de Horta también ha propuesto hacer otra campaña de imagen, más a largo plazo, que vaya dirigida a Barcelona, al resto de Cataluña, de España, de Europa y del mundo, con el objetivo de mitigar “las consecuencias de las imágenes de violencia” de este último mes.


Manuel Valls accediendo a la reunión con Barcelona Oberta este miércoles por la tarde / DF
Manuel Valls, accediendo a la reunión con Barcelona Oberta este miércoles por la tarde / DF

Durante el día de ayer, Valls estuvo en el Congreso de las Empresas Familiares Europeas. Allí se pudo reunir con gente del sector de la empresa y que algunos son catalanes o españoles pero que otros son residentes en el país. En este evento, el concejal municipal percibió que la gran preocupación que hay entre este colectivo es que "cuando hay movilizaciones violentas parecidas en otros lugares del mundo, la violencia aquí no es condenada por las autoridades o el gobierno. Aquí las órdenes vienen de arriba, de la Generalitat".   

CRÍTICAS AL AUMENTO DE TASAS DE LAS TERRAZAS

Manuel Valls también ha criticado el aumento de las tasas a los comercios con terrazas en el espacio público, por parte del Ejecutivo local. "No tienen sentido, en general. Ni especialmente en el día de hoy cuando el sector comercial y la restauración piden ayudas, la única respuesta del Ayuntamiento es subir las tasas por tener terrazas", afirma el líder de Barcelona pel Canvi. Y recalca que quiere convencer al gobierno municipal de "cambiar de rumbo, ayudar a los comerciantes y estar más presentes aquí", haciendo referencia a la plaza Universitat.

Sobre la decisión de desalojar a los acampados de la plaza, Valls afirma que “llega demasiado tarde”. Según él, no lo han hecho antes por la cercanía con las elecciones generales del 10-N. “Da la sensación que se puede acampar cuando quieras y que se puede incumplir la ley”.

PIDE MÁS VALENTÍA AL PSC

Además, el concejal de Barcelona del Canvi ha felicitado a Albert Batlle, a la Guardia Urbana, a los Mossos d’esquadra y a los servicios de limpieza por el trabajo que llevan haciendo, estos últimos, todo el día. También pide al PSC “más firmeza y valentía" para que se cumplan las leyes en todo momento. Y ha añadido que “se dejen de equidistancias” y que se dediquen a “gobernar para la gente de Barcelona”.