ARCHIVADO EN:

Manuel Valls ve complicado prohibir la prostitución y se muestra partidario de multar a los clientes para intentar acabar con la prostitución en las calles de Barcelona, algo que ya prevén las Ordenanzas. El alcaldable de Barcelona pel Canvi-Ciutadans ha hecho estas declaraciones en el ciclo Objectiu Barcelona, que el lobby empresarial Barcelona Global organiza en el Teatre Romea con los candidatos a la alcaldía de la ciudad. 

Sobre prostitución, el exprimer ministro francés también ha subrayado la necesidad de luchar contra las mafias y de impulsar políticas que ayuden a las personas que la ejercen a salir de ella. Valls no considera la prostitución una actividad económica.

EL RAVAL, FUERA DE CONTROL

El candidato a la alcaldía ha asegurado que la situación en el Raval se ha escapado de las manos del Ayuntamiento. "Hay graves problemas con los Menas, la prostitución, la venta de drogas y la violencia. Y sin seguridad no hay libertad".

Si es alcalde, Valls ha dicho que defenderá los intereses de Barcelona. "La ciudad necesita pactos y estabilidad, no activismo ni separatismo". Y ha señalado que si está en condiciones de gobernar pactará con los socialistas y con aquellos que piensen que la ciudad tiene que ser catalana, española y europea. "Barcelona no puede tener un único color, el amarillo. Tiene que ser de todos los colores".

En el ámbito cultural, Valls ha abogado porque la ciudad vuelva a ser una gran capital cultural. En opinión del exministro del Interior de Francia, Barcelona no puede seguir actuando de forma pequeña y provinciana como hasta ahora. Entre las prioridades a nivel cultural, el alcaldable quiere crear un eje entre Montjuïc y el Paral·lel y que Barcelona pueda acoger la gala de los Grammy latinos

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.