ARCHIVADO EN:

El candidato a la alcaldía de Barcelona Manuel Valls ha pedido al candidato del PSC, Jaume Collboni, que haga público antes de las elecciones con quién está dispuesto a pactar una vez se hayan celebrado estas. Valls teme que el PSC está dispuesto a pactar con quién sea para lograr sus objetivos, algo que él no está dispuesto a hacer. “No puedo imaginar que PSC escoja otra vía que el constitucionalismo para el futuro de Barcelona. Por eso pido a los socialistas que sean tan claros como yo y digan antes de las elecciones con quién pactarán”, ha dicho.

Por ello, el candidato, que cuenta con el apoyo de Ciudadanos, ha afirmado que no tiene ninguna intención de llegar a pactos con “los nacionalistas y los populistas, porque eso sería una mentira”. Además, considera que tampoco el presidente del Gobierno Pedro Sánchez debería llegar a pactos con los independentistas ni siquiera para aprobar los presupuestos generales del estado”.

LLAMADA AL PP

Además, Manuel Valls ha vuelto a insistir en la idea de que el Partido Popular se una a su candidatura para las elecciones municipales del próximo mes de mayo. Así lo ha hecho saber en un acto en el que, junto al ex ministro Josep Piqué, se ha debatido sobre el futuro de Barcelona.

El candidato considera que el PP debería unir sus fuerzas con él ya que “importante que el PP esté en el consistorio, no solo por Barcelona sino que también por el momento político”.

CRÍTICAS A COLAU

Valls ha aprovechado el acto para lanzar duras críticas a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de la que ha dicho que “ha generado un efecto llamada” para los criminales. Según él, en Barcelona “no hay control ni sobre la prostitución, ni sobre las drogas no sobre el top manta. El próximo alcalde de Barcelona tendrá que acabar con el fenómeno top manta de forma muy contundente, acabar con los narcopisos y con la ocupación”

También se ha mostrado crítico con las políticas que en materia de turismo y vivienda se han llevado a cabo desde el consistorio y ha afirmado que han contribuido a ahuyentar a los inversores.

Respecto a lo que ha ocurrido con las empresas de VTC tras la decisión del Govern de legislar sobre este asunto, Valls ha afirmado: “Cómo puede ser Barcelona la única ciudad que ha echado a Uber y Cabify. ¿Esto es un mensaje que mandamos al mundo?”.

Para Valls, “el gran debate está entre una Barcelona abierta o una cerrada, una Barcelona tolerante o populista. Queremos recuperar la Barcelona que amamos. Debemos pensar qué Barcelona queremos: una ciudad europea o la capital de una república imaginaria, una Barcelona tolerante o una Barcelona populista”.