Barcelona pel Canvi ha pedido al Ejecutivo sociocomún que ordene la retirada de los lazos amarillos en apoyo a los políticos y activistas sociales represaliados por la sentencia del procés del dominio público. 

Según aseguran desde el partido constitucionalista, dichos símbolos independentistas "llevan meses colgados por la ciudad, incumpliendo la normativa de paisaje urbano y la neutralidad de las administraciones". La opción política liderada por Manuel Valls concluye su argumento, indicando que las calles de la capital catalana "son de todos".  

YA SE LO HAN PEDIDO OTROS

No es la primera vez que un grupo político del consistorio le hace una petición parecida a la actual alcaldesa, Ada Colau. El concejal del Partido Popular (PP) Josep Bou ya lo hizo el pasado mes de abril. La alcaldesa le hizo caso omiso.