Catalunya fue el tema central de las elecciones autonómicas de Andalucía y propició la espectacular irrupción de Vox en el panorama electoral español. El éxito del partido ultraderechista, curiosamente, está salpicando la campaña electoral de Barcelona. Manuel Valls, candidato avalado por Ciutadans, ha expresado públicamente su rechazo a un pacto con Vox y se muestra dispuesto “a perder votos, incluso el gobierno” antes que “traicionar las propias convicciones y los valores democráticos”.

“Esto debería aplicarse siempre en España; hoy en Andalucía, así como en Catalunya y Barcelona”, recalca Valls en una nota de prensa que evidencia sus diferencias con los sectores de Ciudadanos que defienden un pacto de gobierno que incluya a Vox.

PETICIÓN AL PSOE

El candidato a la alcaldía de Barcelona pide que el PSOE contribuya a aislar a Vox y se abstenga en la votación de investidura de Juan Manuel Moreno Bonilla, el candidato del PP a la Junta de Andalucía. “Creo que el PSOE tendría que abstenerse para dejar gobernar a PP y Ciudadanos. Evitaría así suscitar sospechas de que con su oposición hace el juego a la extrema derecha”, explica el líder de 'Barcelona, capital europea'.

Según Valls, “el programa de gobierno acordado en Andalucía lleva claramente la marca progresista de Ciudadanos”. “No plantea una amenaza contra la autonomía, no tiene nada que ver con las propuestas de Vox y podría recibir, perfectamente, el apoyo de la izquierda moderada”, insiste el político de Horta.

FUTURO INCIERTO

El futuro de Valls es incierto. No se puede descartar ningún escenario. Ni tan siquiera una ruptura con Ciudadanos. El ex primer ministro francés se encuentra incómodo ante el escenario abierto en Andalucía por el apoyo que Vox dará a una posible coalición de gobierno entre el PP y Ciudadanos en la Junta. Fuentes del grupo municipal de Ciutadans, por su parte, avalan la postura de Albert Rivera en Andalucía.

La plataforma de Valls mantiene las puertas abiertas al PSC, pero los socialistas catalanes insisten en que su candidato a la alcaldía es Jaume Collboni, que cuenta con el apoyo mayoritario de la federación de Barcelona y del secretario general de Catalunya, Miquel Iceta.

MÁS ALLÁ DE CUALQUIER PARTIDO

Desde la presentación de su plataforma, Valls siempre ha recalcado que su candidatura era transversal, más allá de cualquier partido político. En su campaña, por ejemplo, ha pedido el apoyo de los votantes socialistas descontentos con el PSC y de sectores del catalanismo moderado. También ha remarcado su total rechazo a los populismos, ya sean de extrema derecha o de la izquierda radical, y considera que tan nociva para Barcelona es Ada Colau como los partidos independentistas.

“Desde mi plataforma siempre me he mostrado partidario de que en España y en Catalunya se aborden pactos de Estado entre las fuerzas constitucionalistas que marquen distancias con los populistas de la izquierda -en clara alusión a Colau-, los separatistas y los ultras de la derecha más reaccionaria”, expone Valls, quien hace una semana ya pidió un cordón sanitario para aislar a Vox de las instituciones andaluces.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.