Manuel Valls tiene los días contados en el Ayuntamiento de Barcelona. El exprimer ministro francés quiere postularse como candidato presidenciable a la Generalitat en unas futuras elecciones catalanas. El concejal y presidente del grupo municipal Barcelona pel Canvi ha asegurado que “quiere ser útil” y que se ve preparado para liderar una lista en el Parlamento catalán.

Así lo ha confirmado en declaraciones al diario ABC. Valls ha afirmado que “en un momento en el que Ciudadanos se hunde y el PP no tiene fuerza, hay que repensar el espacio constitucionalista”.

“VOLVER AL PUJOLISMO ES PELIGROSO”

El exprimer ministro francés ha insistido en que a priori se presentaría liderando su propia plataforma, descartando así una confluencia con iniciativas como la Lliga Democràtica o Lliures, de quien le distancia su reivindicación del catalanismo político. “Volver a hacer pujolismo es peligroso”, aclara el regidor en el Ayuntamiento.

ADELANTO ELECTORAL

Valls, que apunta que su candidatura podría estar lista incluso si el adelanto electoral en Cataluña es en febrero, se muestra pese a todo comprensivo con la estrategia de la Lliga o Lliures de "reivindicar el catalanismo como una manera de romper el bloque independentista".

En esta línea, el político asegura que en Cataluña falta una opción que dé esperanza, que lidere el relato en España, que reivindique, en catalán y en español, el constitucionalismo, rechazando los pactos que den poder a un nacionalismo que acaba siendo violento y etnocéntrico, aclara Valls, marcando así distancias con el PSC.

En caso de consumarse el salto a la Generalitat, su número dos en Barcelona, Eva Parera, tiene muchos números de convertirse en la lideresa de Barcelona pel Canvi en el Ayuntamiento. Su formación, fruto del divorcio de Valls con Ciudadanos, cuenta con dos concejales en el consistorio.