ARCHIVADO EN:

Ada Colau no se ha librado de las críticas de Manuel Valls, la persona que permitió que fuera alcaldesa de Barcelona el pasado 15 de junio en el pleno de investidura. Según el concejal de Barcelona pel Canvi, "Colau ha hecho un tardío llamamiento a la calma" y ha valorado que la celebración de un pleno extraordinario para descalificar la sentencia del Tribunal Supremo habría provocado más tensión. "Por suerte Colau rectificó. Si se llega a celebrar, hubiera sido poner gasolina en el fuego". 

Según Valls, "la desaparición pública de Colau mientras la ciudad ardía es una dejadez de funciones" y una "negación de la evidencia". Para el exprimer ministro francés, el último "despiste político" de Colau fue sus declaraciones tras conocerse la sentencia y su llamada a oponerse a la justicia. "Es alcaldesa de Barcelona, la segunda ciudad de España, una de las grandes ciudades del mundo. La alcaldesa de Barcelona no puede ir en contra de las instituciones de un Estado de Derecho".

MARAGALL, ENCARAMADO A UNA VENTANA

Barcelona pel Canvi votó la investidura de esta alcaldesa para evitar que los independentistas mandaran en el Ayuntamiento de Barcelona. Y Valls considera que no se equivocó. "La imagen de Ernest Maragall encaramado a una ventana del Ayuntamiento para colgar una pancarta a favor personas condenadas por la justicia hablan por sí solas. ¿Qué estaría haciendo hoy desde la alcaldía? Hemos evitado el desastre. Y ahora queremos, con la regidora Eva Parera, que el sentido común regrese a esta ciudad".

Valls ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa en la que ha criticado con dureza los altercados de Barcelona y ha exigido la dimisión del presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la convocatoria de elecciones autonómicas, a los que ha dejado entrever que se podría presentar. El regidor, que ha comparecido con Parera, ha reclamado activar la Ley de Seguridad Nacional y ha pedido al Gobierno español que esté preparado para aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña.