TV3 había bautizado el debate con los alcaldables de Barcelona como el debate decisivo. Pero el debate de la televisión autonómica ha sido poco determinante pese a su larga duración: más de dos horas y media. Las encuestas dicen que un 11% del electorado no sabe qué votará y que otro 38% puede cambiar su voto a última hora, pero si estos ciudadanos deben decidir qué votarán en las elecciones del domingo por los visto en televisión, muy probablemente a estas horas muchos seguirán igual. El encuentro entre los candidatos en TV3 no ha aportado nada nuevo. Los alcaldables han seguido el guión establecido. No ha habido salidas de tono, se ha debatido poco y, en numerosas ocasiones, los candidatos se han limitado a lanzar sus proclamas electorales

Como era previsible, las mayores crispaciones entre los alcaldables las ha generado la inseguridad. Pero si algo ha sorprendido es que el debate ha dedicado más de 50 minutos a hablar del proceso independentista. Los candidatos se han enfrascado en una discusión sobre el 1 de octubre, los políticos presos y el soberanismo que ha dejado el futuro pleno municipal dividido en dos bloques: ERC, Junts per Catalunya, CUP y los comuns frente a la plataforma de Valls, el PSC y el PP. En TV3 estaban presentes Ada Colau (Barcelona en Comú), Elsa Artadi (Junts per Catalunya), Ernest Maragall (ERC), Jaume Collboni (PSC), Manuel Valls (Barcelona pel Canvi-Ciutadans), Josep Bou (PP) y Anna Saliente (CUP)

La candidata de la CUP ha hecho un llamamiento a recuperar el "espíritu del 1 de octubre" en Barcelona y ha propuesto la creación de una mesa de los partidos independentistas a la que también ha invitado a Colau. El debate sobre el procés ha ido subiendo de tono y la moderadora, la periodista Ariadna Oltra, se ha visto obligada a cortar la discusión después de que Bou dijera que los independentistas "provocaron un golpe de estado. Estas personas -en referencia a los líderes independentistas- se han buscado estar en la cárcel. El Tribunal Constitucional les avisó hasta cinco veces".

DEMOCRACIA REAL

Las palabras del empresario no han gustado ni a Maragall ni a Artadi. "¿A usted no le parece grave lo que pasó el 1 de octubre? ¿No le parece grave que una persona perdiera un ojo o que una persona estuviera a punto de mirar", ha espetado la número 2 de la lista que encabeza el exconseller Joaquim Forn. Previamente, Colau ha valorado como "inaceptable" el ataque que sufrieron las escuelas barcelonesas el 1 de octubre y Valls ha defendido el Estado español como "una democracia real y un estado de derecho". 

El debate propiamente sobre la ciudad ha empezado cuando se llevaba cerca de una hora. El primer tema que se ha tratado ha sido el de la vivienda. Como se ha visto en esta cuestión otras veces, casi todos los alcaldables han tildado de fracaso la política de vivienda de Colau. Artadi ha propuesto "un acuerdo de ciudad que vaya más allá de un mandato" y apostar por viviendas asequibles un 25% por debajo del precio de mercado. Para Collboni, el acceso a un piso es el principal problema de los barceloneses y ha señalado que la solución pasa por un pacto que sume a todas las fuerzas políticas, a las distintas administraciones y a los operadores públicos y privados.

PARADOS 7.000 DESAHUCIOS

Valls sostiene que los precios de los alquileres suben porque no hay oferta y ha asegurado que construirá 10.000 pisos en ocho años. Por contra, Colau ha sacado pecho de su gestión y se ha jactado de haber parado más de 7.000 desahucios, de iniciar la construcción de vivienda pública en 72 solares de la ciudad y de haber obligado a los promotores privados a destinar el 30% de las nuevas edificaciones a pisos sociales. "Barcelona es la ciudad en la que más se hace en políticas de vivienda", ha subrayado.

"Hay una crisis de seguridad en Barcelona. Hay 30 robos con violencia cada día en Barcelona. La solución pasa por empezar reconociendo que existe un problema. Sin seguridad no hay libertad", ha valorado Valls en el inicio del debate sobre la inseguridad en Barcelona. Según Bou, el aumento de los delitos va a más. "Hay que crear más plazas de Guardia Urbana. Yo quiero poner en marcha 1.500", ha dicho. Bou ha recordado que en 2018 en la ciudad se cometieron cerca de 200.000 delitos.

"FÁBRICA DE IMPUNIDAD"

El alcaldable de ERC cree que hay que potenciar la justicia de proximidad. "Tenemos instalada una fábrica de impunidad. Ahora en Barcelona todo vale", ha esbozado Maragall. Y Collboni ha coincidido con Bou en la necesidad de ampliar la plantilla de la policía local. "La crisis de la seguridad tiene solución con ideas. Me comprometo a poner fin en un año", ha concretado el edil socialista, que si gobierna dejará las políticas de seguridad en manos de Albert Batlle, número 3 de su lista y exdirector de los Mossos d'Esquadra

Colau ha opinado que los problemas de seguridad en Barcelona se concentran en el narcotráfico y los hurtos y robos. La alcaldesa ha asegurado que se han cerrado 170 narcopisos, a lo que Maragall le ha respondido que eso lo único que hace es trasladarlos de sitio. En el polo opuesto del resto de alcadables se ha situado la representante de la CUP, para la que la seguridad no se puede resolver únicamente con más efectivos policiales. Saliente ha puesto como ejemplo los narcopisos. "Si hay narcopisos es porque hay pisos vacíos". 

POTENCIAR EL USO DEL VEHÍCULO ELÉCTRICO 

La lucha contra el cambio climático, la movilidad y la contaminación ha sido otro de los temas que se ha puesto sobre la mesa. Saliente ha defendido apostar por el transporte público, un punto de vista que ha compartido Artadi, que también ha defendido acabar la línea 9 del metro y potenciar el uso del vehículo eléctrico. Bou se ha mostrado partidario de poner en marcha aparcamientos disuasorios en el entorno de Barcelona, pero no ve con buenos ojos atacar al coche. El empresario ha defendido también que los ciclistas contraten un seguro.

La alcaldesa ha recordado en Barcelona cada año mueren 300 personas de forma prematura por la contaminación. Dos de las propuestas de Colau si sale reelegida son convertir una de cada tres calles del Eixample en una vía verde y recuperar el proyecto del tranvía por la Diagonal "que permitirá sacar 12.000 vehículos de las calles". Valls ha defendido hacer del transporte público la prioridad y poner en marcha un plan para incentivar las rehabilitaciones de edificios. Collboni cree que es necesario un pacto de ciudad contra el cambio climático y ha defendido el cubrimiento de las rondas, especialmente la de Dalt. Tanto Valls como Collboni dicen que en los episodios de alta contaminación el transporte público tiene que ser gratuito. 

GESTIÓN TURÍSTICA

El último bloque que la televión publica ha propuesto era muy amplio. El título Vivir en Barcelona daba para mucho. Para Bou, la prioridad en este ámbito es la creación de empleo. Collboni ha dicho que luchará contra las desigualdades, un tema sobre el que también ha puesto el énfasis Maragall. Para el republicano, el primer paso contra las desigualdes pasa por crear más guarderías públicas. Artadi ve necesario potenciar la formación, agilizar las licencias administrativas y poner en marcha políticas de igualdad. Valls ha señalado la necesidad de que Barcelona recupere su capitalidad para recuperar el crecimiento económico.

El debate ha ido derivando hacia la gestión turística. Colau ha recordado que su gobierno ha cerrado más de 5.000 pisos turísticos ilegales. Saliente opina que hay que ir hacia el decrecimiento turístico. "Tener 30 millones de turistas es insostenible". La antitesis la ponía Bou: "El turismo es la solución" .

A las 00.45 horas, el debate ha tocado a su fin. La moderadora ha dado a todos los alcaldables un minuto final, el minuto de oro, que han aprovehado para pedir el voto, también el de los indecisos. Seguramente, muchos de los que vieron el debate y no saben qué votar, seguirán igual de indecisos.