El turismo ya no es la gran preocupación de los barceloneses. Ni tan siquiera en Ciutat Vella, el distrito que acumula más oferta hotelera y que recibe un mayor número de visitantes. La inseguridad y el precio de la vivienda se han convertido en los grandes problemas de la ciudad, según el segundo Barómetro de Barcelona elaborado por Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta.

El turismo, que supone el 12% del producto interior bruto (PIB) de Barcelona, era percibido como el gran problema de la ciudad en junio de 2018. No tanto como fenómeno de proximidad sino como consecuencia de algunas campañas de desprestigio activadas desde círculos muy próximos al gobierno municipal, para malestar, entre otros, de hoteleros, restauradores y comerciantes. Cuatro meses después, los barceloneses están mucho más molestos con la inseguridad de sus calles y con la incapacidad de Colau y sus colaboradores para solucionar el problema de la vivienda.

PRIMERA MENCIÓN

En la encuesta de Centre d'Estudis Sociològics, el 39,2% de los entrevistados mencionaban, de forma espontánea, la inseguridad como el gran problema de Barcelona (con un top of mind o primera mención del 25,3%). En junio, solo era citada por el 17,0% de los habitantes de la Ciudad Condal. Entonces, el top of mind era del 10,6%.

En segundo lugar se sitúa la vivienda, con el 22,5% de las menciones espontáneas. En el primer Barómetro, este problema era citado instantáneamente por el 16,4% de los barceloneses.

El turismo (19,8%), en cambio, deja de ser el problema más acuciante de los habitantes de la capital catalana. En Ciutat Vella, por ejemplo, es citado por el 35% de sus residentes, casi 17 puntos menos (51,7%) que la inseguridad. En el Eixample, sobre todo en las calles próximas a la Sagrada Família, el turismo y la inseguridad se reparten las menciones (28,3%), pero es un problema menor en los ocho distritos restantes.

TURISTAS SAGRADA FAMILIA 2
Dos turistas se dirigen a la Sagrada Família

SUCIEDAD Y CONTAMINACIÓN

En el ranking de los principales problemas de la ciudad también sube la suciedad, que pasa del quinto al cuarto puesto. La falta de limpieza de las calles es denunciada por el 18,7% de los barceloneses, 6,5 puntos más que en junio de 2018.

La contaminación, en cambio, sólo aparece entre los cinco grandes problemas de Barcelona en Les Corts y Gràcia.

Los votantes del PSC, curiosamente, son los más críticos con la inseguridad ciudadana. Este problema es mencionado por el 60,5% de los votantes socialistas en las elecciones de 2015. El porcentaje desciende hasta el 29,1% en el caso de los votantes de Barcelona en Comú, que consideran más relevantes otros dos problemas: la vivienda y el turismo.

CRECE EL DESCONTENTO CON COLAU

Por edad, la vivienda ocupa el primer lugar en las preocupaciones de los más jóvenes. A partir de los 40-45 años, la inseguridad toma el relevo. La suciedad es un fenómeno que inquieta especialmente a los barceloneses de 65 a 74 años y a los habitantes con un perfil socio-cultural más bajo.

El rechazo a la gestión del actual gobierno municipal se ha disparado en los últimos meses. Actualmente, el 65% de los barceloneses afirman que están descontentos con la alcaldesa, un porcentaje sensiblemente superior al 57% del pasado junio. Especialmente críticos con Colau se muestran los dirigentes vecinales.

Una calle del Raval repleta de basura, uno de los motivos de enfado con Colau / RAVAL SUD TWITTER
Una calle del Raval repleta de basura

En anteriores entregas este medio ya se hizo eco de que la inseguridad se ha convertido en el gran problema de la Ciudad Condal. El Barómetro de Metrópoli Abierta ha destapado que el 48,5% de los barceloneses consideran que la falta de seguridad es el aspecto que más ha empeorado Barcelona. El pasado junio, el 18,2% de los habitantes citaron la inseguridad como el mayor problema de la ciudad.

Barcelona, por otra parte, también es percibida como una ciudad mucho más sucia. El pasado junio, la falta de limpieza fue denunciada por el 32,9% de los ciudadanos. En octubre, la cifra subió hasta el 46,4%.

NARCOPISOS Y TOP MANTA

Colau también suspende en los grandes conflictos de la ciudad. Los barceloneses desaprueban la gestión de la alcaldesa en temas muy sensibles como los narcopisos y el top manta. Tampoco es satisfactoria la respuesta del gobierno municipal respecto al conflicto del taxi, las entradas y salidas de Barcelona, y la proliferación de patinetes.

Los resultados obtenidos en esta encuesta del Centre d'Estudis Sociològis sobre el grado de satisfacción y descontento de los barceloneses se han obtenido tras realizar 600 entrevistas a hombres y mujeres de 18 o más años empadronados en Barcelona, con derecho a voto en las elecciones municipales de 2019. El nivel de confianza para los resultados es del 95,5%. El trabajo de campo mediante entrevistas se realizó entre el 8 y el 17 de octubre de 2018.