Los trabajadores del 010 (número de información municipal) iniciarán otra huelga indefinida este miércoles 24 de abril. Después de mantener una reunión con representantes del Ayuntamiento de Barcelona durante el día de Sant Jordi, el comité de huelga ha impulsado una nueva movilización. Molestos porque no se han atendido sus demandas, los trabajadores amenazan con boicotear la campaña de Ada Colau en las elecciones municipales. Culpan a la alcaldesa de sus paupérrimas condiciones laborales, al haberse desentendido del conflicto y haberlos abandonado a su suerte frente a la empresa contratista.

“A partir del miércoles nos movilizaremos de 13:00 a 22:00 horas en la plaza de Sant Jaume y boicotearemos los actos políticos de BComú”, explica la representante de Unión Sindical Obrera (USO), Mónica Melero, a Metrópoli Abierta. Según ella, el consistorio barcelonés no ha hecho ningún paso en firme para respaldar las peticiones de los empleados. “Después de 20 días, han tenido tiempo suficiente para tener un gesto con los trabajadores”, insiste Melero, haciendo referencia a la reunión que tuvieron con el Ayuntamiento el miércoles 3 de abril.

MOVILIZACIONES

Los empleados del teléfono de información municipal 010 empezaron una huelga indefinida el lunes 1 de abril para reclamar mejores condiciones ante el cambio de adjudicación del servicio. Éste dejará de ser responsabilidad de Qualytel, a partir del 28 de mayo, y pasará a manos de Atento. Los empleados piden que la nueva empresa contratista subrogue a los trabajadores. 

Como consecuencia de la movilizaciones de principios de mes, el comité se reunió con el consistorio el miércoles 3 de abril. Melero explica que, en ese encuentro, los representantes del Ayuntamiento pidieron un informe detallado al sindicato que explicara las demandas. También acordaron hablar con la nueva empresa, Atento, parar mirar de encontrar una solución.

“Después de esa reunión, como acto de buena fe, paramos la huelga”, señala Melero, quien añade que el comité de huelga envió el informe con todas las peticiones al consistorio, el pasado 9 de abril.

NEGOCIACIÓN SIN AVANCES

“Nos sentimos totalmente engañados por el Ayuntamiento”, explica la representante sindical de USO. Melero está harta de la inacción del Ayuntamiento, que solo ofrece buenas palabras cuando se refiere a Atento y pide tiempo.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una imagen de archivo / EFE

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en una imagen de archivo / EFE

El mismo martes 23 de abril, el comité también se ha reunido con el Tribunal Laboral, que les ha informado de que la empresa no va a aceptar ninguna de la peticiones de los trabajadores. Ante una respuesta tan contudente, el comité ha decidido convocar la huelga. En total hay unos 200 trabajadores afectados.

DEMANDAS

Los trabajadores del servicio 010 se quejan de tener salarios inferiores a los 14.000€ anuales. La mayor parte de la plantilla trabaja entre 16 y 35 horas semanales, según las fuentes consultadas por este medio. 

A través de un comunicado, los trabajadores también reclaman que se respete la conciliación familiar, laboral y personal, que actualmente consideran inexistente. "El Ayuntamiento y las empresas de Contact Center priman la cuestión económica", recalcan los asalariados. Además, quieren su equiparación salarial a la categoría de gestores y la prevención de riesgos laborales.

UN ARTÍCULO POLÉMICO

Los trabajadores del 010 también se quejan de que deben pasar por una selección de personal, trámite recogido en el artículo 18 del convenio de Contact Center, cada vez que cambia la empresa contratista que regula sus servicios. Asimismo, quieren mantener la antigüedad para las solicitudes de excedencias y que las personas que ya han pasado un período de prueba no tengan que pasar por otro. 

Los trabajadores del 010 se sienten maltratados y lamentan que Colau, teóricamente muy sensible a sus reivindicaciones, no haga nada por cambiar su situación. Tal es su decepción que adoptarán nuevas medidas de fuerza para desbloquear su problema. Y saben que un boicot a la campaña electoral de la alcaldesa puede tener premio.