La tasa 0 a la terrazas para este 2021 está otra vez en la mesa de Ada Colau y Jaume Collboni, líderes del bipartito que gobierna en el Ayuntamiento de Barcelona. El grupo municipal de Barcelona pel Canvi propondrá en la comisión de Economía y Hacienda de la próxima semana bonificar totalmente el impuesto a bares, restaurantes, hoteles y comercios.

Las ordenanzas fiscales aprobadas por el ejecutivo local prevén una rebaja de la tasa de terrazas del 75% para este año. De esta forma, el consistorio dejará de ingresar unos 13,7 millones en 2021 por la tasa de terrazas. El citado tributo es el único que se reduce en Barcelona. El resto se han congelado, lo que se traducirá en 60 o 70 millones menos que entrarán a las arcas municipales.

REBAJA INSUFICIENTE

La reducción de la tasa en un 75% fue aprobada por el consistorio en mayo del año pasado para paliar los efectos de la crisis en la restauración, pero la regidora de Barcelona pel Canvi Eva Parera, que irá de número 3 en la listas del PP en las elecciones autonómicas, cree que no es suficiente. Parera recuerda que la rebaja se produjo tras una fuerte subida de la tasa antes de la pandemia, que supuso incrementos de hasta el 300%.

La edil advierte del importante peso que el sector tiene en la economía de la ciudad y que la caída de la facturación se ha traducido en una subida del paro en Barcelona. El Gremi de Restauració dice que un 50% de bares y/o restaurantes podrían cerrar por la crisis. Metrópoli Abierta ha informado de la clausura de numerosos negocios y que otros penden de un hilo, como el restaurante Agut del Gòtic.

LA PROPUESTA FUE TUMBADA EN OCTUBRE

La propuesta de que los restauradores no paguen tasa de terrazas en 2021 no es nueva. El pasado mes de octubre, la iniciativa ya la llevó Ciutadans a la comisión y fue tumbada. Parece poco probable que apenas tres meses después, y con las ordenanzas fiscales aprobadas en diciembre, el gobierno dé su brazo a torcer.

Parera sostiene que la exención de pagar la tasa puede ser decisivo para un empresario si tiene que decidir si continua abierto o cierra de forma definitiva. La medida no es nueva y ya se ha aplicado en ciudades similares a Barcelona, como por ejemplo Madrid, destaca la edil, mano derecha de Manuel Valls en el Ayuntamiento. En L'Hospitalet de Llobregat, la tasa se ha suspendido hasta junio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.