Las cinco asociaciones de la Fira de Sant Tomàs i Reis de la Gran Via de les Corts Catalanes han despedido a la empresa RMF Services que desde el 18 de diciembre vigilaba las casetas durante la noche. El sindicato ADN Sindical del sector de la seguridad privada denunció a Metrópoli Abierta la supuesta intromisión de esta empresa, que carecía de homologación para ejercer tareas de vigilancia. Los feriantes han contratado a una nueva empresa y a dos vigilantes de seguridad más.

La sociedad también fue denunciada ante Inspección de Trabajo por no dar de alta en la Seguridad Social a sus trabajadores. El sindicato de vigilantes denunciaba que esta firma realizaba una competencia desleal respecto al resto de empresas de vigilancia que sí tienen autorización del Departamento de Interior para vigilar en eventos, como el de la feria en cuestión.

AÑO DIFÍCIL

"Este año ha sido todo muy difícil. La feria estuvo en el aire hasta el último minuto. No tuvimos tiempo de cerrar todos los flecos", explica Carlos, miembro de la Associació de Venedors del Sector Regal de la feria. RMF Services sedujo a los comerciantes con una "oferta apetecible" en un contexto de pandemia difícil, en el que los feriantes han afrontado gastos extraordinarios como los agentes cívicos que velan por las medidas anticovid.

Consultada por este medio, la empresa defendió que en ningún caso realizaba tareas de vigilancia y que se limitaba exclusivamente al control de acceso de los puestos de los vendedores. El 21 de diciembre, la policía administrativa de los Mossos d'Esquadra, la URPA, atendía a la denuncia de ADN Sindical con una inspección en la feria identificando a algunos de los trabajadores.

IRREGULARIDADES

El Ayuntamiento de Barcelona comunicó a los feriantes que había detectado "irregularidades" en la citada empresa, invitando implícitamente a los tenderos a subsanar la situación. El pasado viernes, los comerciantes ya habían rescindido el contrato con la misma. En su lugar contrataron a una nueva firma para realizar la función de agentes cívicos de día. También contrataron a dos vigilantes de una de las dos empresas que trabaja desde hace años con la feria. 

"Hemos actuado inmediatamente con un sobrecoste importante", defiende Carlos. Fuentes del consistorio señalan que la administración municipal concede las licencias de ocupación en la vía pública con una "declaración responsable" que supedita a seguir las condiciones particulares. El Ayuntamiento puede abrir un procedimiento sancionador si se constata que no se subsana de forma inmediata". 

60% DE CASETAS

La Feria de Reyes se celebra hasta el 6 de enero, día en que sus Majestades reparten los regalos en las casas de Barcelona. La afluencia ha caído un 60% debido a las restricciones de la pandemia. Respecto al año pasado han aguantado el 60% de casetas, aunque la feria ocupa el mismo espacio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.