El mundo de la droga y los problemas que arrastra viven ajenos al confinamiento que vive Barcelona estas semanas. Los vecinos del número 31 y 33 de la calle Reina Amalia del Raval han vivido este sábado el enésimo episodio de su calvario particular. Los drogadictos que desde hace meses se cuelan en su parquin para consumir drogas, hacer sus necesidades y dormir, provocaron ayer un incendio el aparcamiento. 

Los Bomberos de Barcelona se desplazaron ayer a este estacionamiento del Raval, propiedad del Ayuntamiento de Barcelona. Los vecinos de este inmueble denuncian desde octubre la situación al Patronat Municipal de l'Habitatge, titular del espacio. Hasta ahora, los residentes no han recibido una solución definitiva que ponga fin al infierno que viven.

SEGUNDO INCENDIO

En un vídeo, publicado por la plataforma Raval Net, se observa los pasillos calcinados por el fuego. Es el segundo incendio que sufre el parquin en pocos meses. En la primer ocasión, se originó en unos contadores. Los okupas hacen fogatas en el interior del aparcamiento, entran en vehículos abandonados para drogarse y usan los retrovisores de las motocicletas para esnifar sus sustancias.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.