El edificio incendiado este miércoles en Santa Coloma de Gramenet / EFE
El edificio incendiado este miércoles en Santa Coloma de Gramenet / EFE

Los vecinos del edificio incendiado en Santa Coloma continúan sin poder volver a sus casas

Están a la espera del informe de los técnicos sobre los trabajos que se tendrán que hacer en el inmueble

Guardar
Periodista

Los vecinos del edificio incendiado este miércoles en el número 23 de la calle Sant Joaquim de Santa Coloma de Gramenet, en el que murieron tres personas, seguirán esta noche sin poder dormir en sus casas porque los servicios técnicos no han dado su aprobación.

Fuentes municipales han explicado que están a la espera del veredicto de los técnicos, aunque han avanzado que el informe trasladará a la propiedad del inmueble –que se encuentra en Barcelona– "los trabajos que se tienen que hacer para que puedan volver las familias". Hasta que estas cuestiones no sean resueltas, los vecinos no podrán regresar a sus casas. La propiedad tendrá un plazo de 15 a 20 días para ejecutar las reparaciones que estime el informe.

Los vecinos pudieron acceder el miércoles por la tarde al edificio para recoger sus pertenencias básicas antes de que el edificio quedara cerrado y custodiado por los cuerpos de seguridad. Los servicios sociales municipales, en colaboración con el Centro de Urgencias y Emergencias de Barcelona (CUESB), ofrecieron a los vecinos una solución provisional de alojamiento mientras el inmueble permaneciera cerrado. De las cinco familias atendidas, dos se acogieron a la ayuda.

TRES MUERTOS Y UN HERIDO CRÍTICO

El aviso de incendio se registró a las 4:29 horas del miércoles con dos focos activos simultáneos, uno en el rellano de la planta baja donde había muebles amontonados, botes de pintura y disolvente, y otro en un único piso de la segunda planta que tenía la puerta abierta. Tres personas murieron y cuatro resultaron heridas, una de las cuales está ingresada en el Hospital Vall d'Hebron en estado crítico, mientras que el resto recibieron el alta médica a lo largo del día.

INVESTIGAN SI FUE PROVOCADO

Los Mossos d'Esquadra y la Policía Local habían acudido varias veces al bloque incendiado por problemas de convivencia, por música alta y peleas entre vecinos, uno de los cuales –que resultó ileso– fue detenido el pasado domingo por amenazar a los agentes con un cuchillo. De hecho, los investigadores mantienen todas las hipótesis abiertas, y no descartan que haya sido provocado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.