El Hospital del Vall d'Hebron tendrá que indemnizar a la familia de una mujer de 83 años que falleció después de sufrir una caída mientras estaba en el centro en agosto de 2017.

La anciana, que sufría problemas de movilidad y circulación vascular, fue dejada sola por el personal de enfermería en una silla para que orinara. Sin embargo, la mujer cayó y como consecuencia del desplome murió, ha informado la ACN, que ha tenido acceso a la sentencia.

La magistrada que ha llevado el caso ha considerado que el personal no actuó correctamente. Ahora, el Institut Català de la Salut tendrá que pagar a los siete hijos una cantidad cercana a los 145.000 euros a través de su aseguradora.

SUFRIÓ UN DESMAYO

La mujer acudió al hospital por una hemorragia digestiva. El mismo día se le dio el alta de Urgencias para subirla a planta. Tras pasar dos días en un box, al tercer día solicitó ayuda para orinar. El personal de enfermería la sacó de la cama y la dejó en una silla. La mujer sufrió un desmayo y cayó al suelo.

La caída le provocó un traumatismo cranoencefálico y una hemorrogia cerebral. Fue operada de urgencia, pero a los pocos días acabó falleciendo.

Según declaró el personal de enfermería, se dejó a la mujer sola para preservar su derecho a la intimidad, aunque la jueza entiende que se asumió un riesgo innecesario para la integridad física de la persona, lo que, al parecer de la magistrada, tenía que haber sido la prioridad.