Dispositivo conjunto de Guardia Urbana y Mossos d'Esquadra, en el marco de una operación coordinada con Inspección de Trabajo, en establecimientos de Barcelona en los que se vende comida. Un total de 313 productos no aptos para el consumo han sido intervenidos.

Según ha explicado la policía municipal, las actas de inspección se han realizado en una veintena de locales de la ciudad y se han interpuesto 34 denuncias, algunas de ellas por comercializar productos que no cumplen la normativa para ser distribuidos.

Agentes de las policías barcelonesa y catalana en una de las actuaciones / GUARDIA URBANA
Agentes de las policías barcelonesa y catalana en una de las actuaciones / GUARDIA URBANA

Entre los productos intervenidos hay cajas de galletas, botes de especias, verdura envasada, salsas o gominolas, entre otros.

Además, la Urbana informa de que se han iniciado varios expedientes sancionadores y que una persona queda investigada por un delito de receptación.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.