ARCHIVADO EN:

Un juez ha condenado a la dueña y a la encargada de una residencia canina de Sant Cugat del Vallès a seis meses de prisión y dos años de inhabilitación para cualquier oficio vinculado con animales, por desatender durante dos meses a un perro de forma "inaceptable" y hasta que quedó en un estado "deplorable".

En diciembre de 2016, una anciana que ya no se podía hacer cargo de su perro lo entregó a la residencia canina, donde estuvo durante dos meses, periodo en el que, según la sentencia, las dos acusadas no dispensaron al animal "de manera intencionada" los cuidados "mínimos imprescindibles" respecto a su alimentación, cuidados y tratamientos veterinarios.

La dueña renunció definitivamente a la tenencia del animal el 1 de febrero de 2017, momento en el que fue entregado al centro de acogida de animales del Ayuntamiento de Barcelona, cuando ya estaba muy delgado, deshidratado, con mal olor, las extremidades llenas de nudos y una fuerte infección ocular que le impedía abrir los ojos.

EL ANIMAL ESTABA EN UNA SITUACIÓN "DEPLORABLE"

Según la sentencia de un juez de Terrassa, el "lamentable" estado del perro cuando fue entregado al centro de acogida de Barcelona, tras dos meses en la residencia canina vallesana, es "inaceptable", ya que se encontraba en una situación "deplorable". El magistrado considera "inverosímil" la versión exculpatoria ofrecida en el juicio por las dos acusadas, que alegaron que se trataba de un animales "problemático y agresivo": "Nada justifica la grave omisión realizada por ambas acusadas".

Por este motivo, el juez considera "adecuadas y proporcionadas" las penas solicitadas por la Fiscalía y les impone a ambas una condena de seis meses de prisión por maltrato animal, así como la inhabilitación durante dos años para el ejercicio de cualquier profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales, así como para la tenencia de mascotas.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.