Igual que una película de terror - sólo que peor porque es real -, la ilustradora barcelonesa Paula Bonet ha vuelto a denunciar públicamente otro nuevo encontronazo con su acosador. Lo ha hecho en su cuenta de Twitter donde se ha desahogado por segunda vez, tras relatar, en un hilo la pasada semana, el acoso sufrido desde hace un año por parte de un desconocido.

“Y después de lo de la semana pasada, ha vuelto”, ha descrito la artista. “Se ha presentado en mi taller; ha llamado al timbre; ha dado dos golpecitos; le he pedido que se fuera, ha dicho que no; me ha gritado varias cosas cuando he ido a llamar al 112; y ha recibido a los Mossos con una sonrisa”, ha lamentado Bonet.

ACOSO DESDE HACE UN AÑO

El pasado 3 de agosto, Metrópoli Abierta se hizo eco de la situación que Bonet había expuesto en la red social. En ella, desvelaba estar viviendo una pesadilla a la que la tenía sometida un acosador desconocido, que le enviaba “decenas de correos electrónicos con insultos, declaraciones de amor y amenazas de muerte”. El hombre también se presentaba en sus charlas y en la puerta de su taller, e incluso le había dejado “anguilas cortadas en trocitos con la bromita ‘el violador''', describía la ilustradora.

 

 

Y ahora parece que el acosador ha vuelto a las andadas en este último encontronazo en la puerta del taller de Bonet, según ha denunciado la propia artista.

INDEFENSIÓN

Paula Bonet también explica que uno de los motivos por los cuales decidió a hacer público su caso de acoso es por “si pasaba algo”, dejando entrever que se sentía totalmente indefensa ante la situación. 

"Los propios Mossos y abogados me dicen que incluso la orden de alejamiento va a ser complicada de conseguir porque el individuo es un desconocido y no mi pareja o expareja. Que esto va a ser lento a pesar de llevar más de un año con el asunto", ha subrayado en Twitter.

DENUNCIAR ES PRIMORDIAL

Metrópoli Abierta ha preguntado a fuentes de los Mossos d’Esquadra si las mujeres están más desprotegidas cuando las acosa un desconocido con el que no se ha mantenido ninguna relación sexoafectiva. Las mismas fuentes policiales han respondido que “no es que haya más indefensión sino que, cuando se trata de un acosador conocido - pareja, expareja, jefe…-, a la policía le es más fácil encontrarlo rápidamente e investigarlo que a un extraño”.  

 

 

“Denunciar es primordial. Es muy importante guardar todas las pruebas documentales para poder identificar al acosador. Una vez se corroboran los hechos, en general, el juez suele interponer una orden de alejamiento”, describen fuentes policiales.

Sin embargo, Paula Bonet ha informado de que ha presentado una denuncia ante los Mossos pero que el acosador ha recibido a los agentes “con una sonrisa”. Twitter se ha llenado con mensajes de apoyo a la ilustradora y, algunos de ellos, ya defienden el tomarse la justicia por su mano.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.